Padre Claudio Díaz Jr.

Descubre lo extraordinario dentro de lo ordinario

January 29, 2019

Una boda es una experiencia humana. Es un evento donde presenciamos el amor y el compromiso de dos personas en medio de una comunidad. Es el escenario perfecto, como sucede con nuestros sacramentos, para encontrar las gracias de lo Divino en nuestra situación humana. En momentos como este mostramos nuestras fortalezas e incluso nuestras debilidades. Mostramos nuestra humanidad.

En el evangelio de Juan 2, 1-11 encontramos los dos elementos mencionados anteriormente. Primero se lleva a cabo en una boda y en segundo lugar se trata de la naturaleza humana. Todos hemos sido participantes alegres o simplemente sobrevivientes de reunirnos y celebrar una boda. Algunas de las preguntas en las que podemos reflexionar sobre este asunto son: ¿Quiénes serán invitados?  ¿Qué y dónde comerán? ¿Cuál es el orden de la procesión en la Iglesia? ¿La novia será acompañada y de ser así, por quién? ¿Será la música tradicional o contemporánea? Y la lista continúa. Estas son todas preguntas legítimas. Las sociedades tradicionales y las familias con un sentido de linaje étnico tradicional pueden estar más preocupadas por garantizar que se mantengan ciertas prácticas. Los rituales son importantes. Ofrecen un lugar para el encuentro de lo antiguo y lo nuevo.

La misma preocupación estuvo presente en la boda del mencionado evangelio. Para la persona semítica promedio en el tiempo de Jesús, como lo es para la mayoría de las personas en nuestra sociedad actual, una boda era una oportunidad para ejercer su generosidad, dar testimonio de sus bendiciones y ser anfitriones corteses y hospitalarios. Las bodas duraban días y toda la comunidad estaba involucrada e invitada. Por lo tanto, cuando el vino se acabó hubo una razón para el pánico. Si alguna vez ha sido anfitrión o anfitriona de una cena, usted sabe exactamente por qué. En esas circunstancias, quedarse sin nada, especialmente en un momento en el que espera demostrar su generosidad, puede enviar la señal equivocada a los invitados. Incluso puede ser motivo de vergüenza. El mensaje en esos días era que el anfitrión no tenía suficiente para celebrar o que no quería que sus invitados se quedaran demasiado tiempo.

A la luz de la situación, María reconoce la necesidad e intercede en nombre del honor familiar. Ella va a su hijo. Ella sabía que podía contar con él. Ella sabía que él podía hacer algo para remediar la situación. Ella tenía fe en Jesús. Incluso cuando su respuesta fue dura, “Mujer, no ha llegado mi hora”, ella ignoró lo que él tenía que decir, como la mayoría de las madres cuando sienten que tienen razón, y procedió a poner la situación en las manos de Jesús: “Hagan lo que él les diga.”

El segundo elemento es la humanidad del evangelio. Observe cómo las diferentes dinámicas de la cultura, el tiempo, los géneros, el sentido de la celebración y la posible vergüenza funcionan para darnos una imagen humana de la boda. También nos da una idea de la fiesta de bodas, los invitados y de la humanidad de Jesús mientras él ejerce su divinidad a través de su milagro.

El mensaje del evangelio es claro. Debemos permitir que lo ordinario sea testigo de lo extraordinario. ¿Cómo hacemos esto? Simplemente siendo humano y en medio de ello, dejar que Dios sea Dios y transformar lo que necesita ser transformado. Incluso en algo tan humano y ordinario como una boda. Él suplirá lo que falta. Él proveerá en nuestros momentos de necesidad. Y así trabajará con todos los aspectos de nuestra humanidad si solo pudiéramos pedir, ser abiertos y creer.

 

Advertising