Monseñor Michael Boland

Programas de Caridades Católicas para gente sin techo

January 29, 2019

 

En los fríos meses de invierno, nuestros pensamientos a menudo se dirigen a las personas sin hogar. Un grupo escolar local recientemente me preguntó qué podían reunir para ayudar a las personas sin techo. Mi respuesta fue: calcetines de lana, guantes impermeables, gorras calientitas, bufandas, abrigos y botas diseñadas para soportar temperaturas extremadamente frías. A pesar de que he respondido a esta pregunta muchas veces a lo largo de los años, siempre me tropiezo con las palabras, porque nunca me he acostumbrado al hecho de que no estoy dando una lista de las cosas que serían buenas para disfrutar un día de deportes de invierno, sino cosas que son necesarias para el día a día; la supervivencia.

A menudo es difícil para nosotros comprender completamente que cuando alguien no tiene hogar y vive en la calle, cada día se trata de sobrevivir hasta al día siguiente. No hay tiempo para pensar o planificar objetivos de la vida, porque están demasiado ocupados encontrando la manera de mantener el calor, buscando a dónde ir para encontrar una comida caliente, o donde dormir por la noche -y luego, como llegar hasta allí, muy probablemente a pie.

En Caridades Católicas somos conocidos por nuestros programas integrales para personas sin hogar y viviendas que ofrecen apartamentos y servicios sociales a veteranos, adultos de la tercera edad, familias y aquellos que enfrentan el desafío de la violencia doméstica o la discapacidad . En total, proporcionamos viviendas accesibles a más de 4,000 personas cada año en los condados de Cook y Lake. Especialmente con la grave escasez de viviendas a precios razonables en nuestra área metropolitana, Caridades Católicas está verdaderamente agradecida de poder proporcionar viviendas estables y servicios de apoyo cruciales para tantas personas en necesidad.

Sin embargo, hay aún miles de personas en necesidad. Y lo que quizás no conozcan es la extensa red de servicios de emergencia que Caridades Católicas provee a las persona sin hogar, que cumplen las más básicas necesidades humanas incluyendo, alimentos, ropa, y albergue contra los elementos; servicios diseñado para ayudar a las personas a sobrevivir.

El Programa de Extensión Comunitaria Móvil de Caridades Católicas, alcanzado a través de llamar al "311", envía equipos para responder a solicitudes de asistencia que no amenazan la vida en toda la ciudad de Chicago las 24 horas del día, los siete días de la semana, los 365 días del año. Esto incluye llevar personas a albergues, proporcionar alimentos de emergencia, hacer chequeos de bienestar, y dando asistencia de transporte. Nuestros equipos están especialmente ocupados durante los meses de invierno cuando intentamos sacar a las personas de las temperaturas frías y llevarlas a centros de calefacción y albergues en toda la ciudad.

En nombre y en colaboración con las agencias locales y del gobierno local, Caridades Católicas opera el Centro de Llamadas para le Prevención de la Falta de Vivienda, que evalúa a las personas que llaman y brinda asistencia financiera de emergencia por única vez a las personas que están en riesgo de ser desalojadas o de que se corte la calefacción o la electricidad debido a una crisis reciente.  Por desgracia, no hay suficientes fondos para cubrir la cantidad de necesidad, y no todas las personas son aprobados, pero la prevención de la falta de vivienda es un manera económica y compasiva de usar los recursos limitados.

Los Programas de Cenas por las Tardes de Caridades Católicas están ubicados en la ciudad y en los suburbios y ofrecen una cena caliente a cualquier persona necesitada. Las comidas son generosamente donadas por los restaurantes y servidas a los invitados por voluntarios. Los huéspedes reciben una comida nutritiva, que puede ser su única comida del día, y se pueden conectar con otros servicios necesarios como programas de vivienda, capacitación laboral, o asistencia legal.

En nuestra sede en el 721 N. LaSalle Street, recientemente agregamos instalaciones privadas de ducha y lavandería. Nombrado en honor de las duchas y lavandería colocados cerca del Vaticano, nuestro Ministerio del Papa Francisco ofrece a la gente la dignidad de una ducha caliente y ropa limpia. Los huéspedes cuentan con una toalla limpia y artículos de aseo, pueden lavar su ropa, y pueden "comprar" un conjunto de ropa limpia en nuestra sala de ropa recientemente remodelada. Dependiendo de la temporada e inventario donado, ropa de invierno está disponible y puede proporcionar alguna protección contra los elementos.

Durante estos fríos meses de invierno, mantenga a las personas sin hogar en sus oraciones cada noche. Oren por su seguridad, y para una solución permanente a la falta de vivienda y sus amenazas a la vida y la dignidad humana. Si está buscando una manera de brindar ayuda concreta, Caridades Católicas siempre necesita ropa de invierno para distribuir entre los más necesitados.

Advertising