Monseñor Michael Boland

Caridades Católicas cumplió un siglo de esperanza

October 3, 2018

A principios de este mes, en Caridades Católicas cerramos oficialmente nuestra celebración centenaria de todo un año con la reunión anual número 101 de nuestra junta de asesores. Este año de conmemoración ha sido emocionante, al darnos la oportunidad de reflexionar sobre nuestra rica tradición y nos permite renovar el compromiso de servicio a los más necesitados de cara al próximo siglo.

En honor de nuestro centenario, Caridades Católicas tuvo la fortuna de que Bob Morris, un dedicado miembro de la junta de asesores, se ofreció para armar un libro de aniversario, Un Siglo de Esperanza, que fue presentado en la reunión anual. Trabajando junto con el personal de Caridades Católicas, Bob fue capaz de reunir cientos de maravillosas fotos antiguas y poner la gran historia de Caridades Católicas en el contexto histórico. El libro analiza las cambiantes tendencias económicas, políticas y sociales, a través de los años y cómo Caridades Católicas respondió a estos signos de los tiempos, siempre asegurando que se satisficieran las necesidades de los más necesitados. Desde el cuidado de viudas y huérfanos durante la Primera Guerra Mundial y la propagación del mortal virus de la influenza, hasta la asistencia crítica durante la Gran Depresión, implementando numerosos programas por parte de la “Guerra contra la Pobreza” en la década de los sesenta, ampliando la vivienda y los servicios para personas mayores, proporcionando alivio durante la Gran Recesión, y ahora como parte importante de las iniciativas contra la violencia en las comunidades más afectadas, Caridades Católicas siempre ha estado a la vanguardia de ayuda a los más necesitados.

Creo que lo notable de este libro es que trata solo la historia de Caridades Católicas, sino la manera en que la Iglesia Católica se ha unido en la Arquidiócesis de Chicago para cumplir la misión de Jesús de amar y servir a los más necesitados. La historia de Caridades Católicas es la historia de las parroquias, las órdenes religiosas, los grupos comunitarios, los miembros de la junta de asesores, los donantes y los voluntarios, que trabajan juntos para cuidar de las personas a quienes Jesús ama tanto.

Cien años más tarde, esta sigue siendo la misión de Caridades Católicas, al centrarse decididamente en la atención a los más necesitados en asociación con los fieles seguidores a través de los condados de Cook y Lake. Nuestro informe anual del 2018, también presentado en nuestra reunión anual, se titula ‘Construido Sobre la Fe y la Esperanza.” Nos sentimos honrados de construir sobre la base sólida de la fe y la esperanza que se estableció hace un siglo. Sostenida por la creencia de la Iglesia en la dignidad y la santidad de cada vida humana, Caridades Católicas tiene un firme compromiso de tratar a todos los que caminan por nuestras puertas con el mayor respeto. Para nosotros, la caridad no es solo proporcionar asistencia material, sino actuar con el mismo amor y misericordia que Jesús mostró para restaurar la dignidad de las personas y darles esperanza para el futuro.

Cada día, miles de personas confían en Caridades Católicas para ayudarlos a superar los desafíos de la pobreza, el hambre, la falta de vivienda, la adicción, la violencia, el envejecimiento y el abuso. Sé que hablo por nuestro personal, voluntarios y miembros de la junta de asesores, cuando digo que nos sentimos honrados de llevar a cabo la misión del Evangelio de amar y servir a los más necesitados en la Arquidiócesis de Chicago. Estamos profundamente agradecidos por el apoyo fiel de la comunidad que permite a Caridades Católicas mantenerse a la vanguardia de los servicios sociales, responder a las necesidades cambiantes y brindar los mejores y más completos servicios posibles. Al embarcarnos en este segundo siglo de servicio a los más necesitados, esperamos que Dios continúe bendiciendo nuestros esfuerzos para extender la calidez de una mano amiga y el abrazo cariñoso de la esperanza a todos aquellos confiados a nuestro cuidado.

Advertising