Monseñor Michael Boland

Un ambiente acogedor para restaurar la dignidad

June 27, 2018

A medida que Caridades Católicas se embarca en nuestro segundo siglo de ayudar a los más necesitados, estamos comenzando nuestro año 101 rededicando nuestra sede principal, el Centro San Vicente, ubicado en el 721 N. LaSalle. Este edificio histórico fue originalmente el hogar del Hospital de San Vicente y el Asilo Infantil dirigido por la Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl. Caridades Católicas se hizo cargo del edificio en 1972 cuando el orfanato cerró. Nos sentimos honrados de continuar el legado de San Vicente y de las Hijas, proporcionando la atención compasiva que afirma la vida de los que están en necesidad desde entonces. Durante los últimos meses, hemos realizado una serie de mejoras en el edificio para realzar nuestra misión principal de alimentar, vestir y proteger, a los más necesitados.

Durante 17 años, Caridades Católicas ha servido a nuestros hermanos y hermanas con hambre y sin hogar a través del Programa de Cenas por las Tardes. Nos asociamos con otras agencias de servicios sociales, parroquias, restaurantes locales y muchos voluntarios dedicados, para servir comidas calientes todas las noches a 130 personas y se preparan 100 comidas adicionales para llevar, para garantizar que nadie se quede con hambre. Los huéspedes reciben alimentos nutritivos y acceso a servicios envolventes, como asistencia para encontrar trabajo, asesoramiento sobre adicciones, asistencia legal, evaluaciones de salud y transportación a albergues.

No podríamos haber estado más emocionados de que el famoso diseñador de cocina Mick De Giulio nos haya dado el maravilloso regalo de rediseñar y mejorar por completo nuestra cocina donde se preparan las comidas para las cenas. La cocina tenia décadas de antigüedad y muchos de los electrodomésticos no funcionaban bien. La nueva cocina nos permite servir a los huéspedes de manera más eficiente, con una mayor variedad de alimentos y está completa con cajones calentadores, hornos, estufas, refrigeradores, fregaderos de tamaño industrial y áreas grandes de preparación y almacenamiento.

En otro cambio emocionante, agregamos dos baños completos y un área de lavado de ropa para que nuestros invitados a las Cenas puedan ducharse y lavar su ropa, algo que las personas sin hogar muchas veces tienen dificultades para hacer. Los huéspedes se inscriben para usar las duchas en incrementos de media hora y reciben una toalla recién lavada, jabón, champú, pasta de dientes, navaja de afeitar, crema de afeitar, desodorante y un cambio de ropa. Las nuevas lavadoras y secadoras permiten que las personas laven sus pertenencias sin costo alguno.

Las nuevas instalaciones son inspiradas en las duchas y la lavandería que el Papa Francisco abrió hace dos años cerca de la Plaza de San Pedro. Sabíamos que queríamos traer la idea del Papa Francisco a Caridades Católicas porque, muy a menudo los invitados a las cenas dicen que les da pena pedir empleo, e incluso pedir ayuda, cuando no se han duchado y están vistiendo con ropa sucia. Solo el simple acto de asearse puede ser el primer paso para restaurar la dignidad de una persona y brindar esperanza para el futuro. Estamos muy agradecidos con nuestros donantes que han hecho este pequeño acto de bondad y gracia disponible para quienes lo necesiten.

El cambio final al Centro San Vicente es algo que todos los huéspedes notarán tan pronto como se acerquen al edificio: serán recibidos por un jardín bellamente rediseñado en nuestra entrada. El espacio ya incluía dos esculturas muy emotivas de Jesús, y ahora incluirá al Jardín Centenario de San Vicente, donde los donantes y amigos de Caridades Católicas, pueden comprar un ladrillo conmemorativo para honrar simultáneamente a sus seres queridos o celebrar una ocasión especial, y celebrar el Centenario de Caridades Católicas. Las ganancias de la venta de ladrillos brindaran apoyo para nuestros programas integrales de alimentos y de albergues.

Desde el momento en que nuestros huéspedes caminan a través de las hermosas puertas del jardín del Centro San Vicente, se toman una ducha y reciben ropa limpia, son servidos una comida nutritiva caliente y son conectados con una variedad de servicios necesarios, Caridades Católicas se siente honrado de crear un ambiente acogedor donde se restaura la dignidad y se renueva la esperanza.

Advertising