Internacional

Grupos católicos denuncian muerte de niño en víspera de Navidad cerca de frontera

Por Rhina Guidos (CNS)
diciembre 28, 2018

Agentes de la Policia de Guatemala le dan de beber a un niño que se dirige a Estados Unidos con otros migrantes de América Central el 19 de diciembre. El 24 de diciembre, un niño guatemalteco de 8 años detenido por la agencia de Protección Fronteriza y Aduanas de los EE. UU. murió en un hospital de Nuevo México, informó la agencia, y fue el segundo niño migrante que murió en custodia del gobierno en diciembre. Foto: Esteban Biba, Reuters/CNS.

WASHINGTON (CNS) -- Funcionarios de inmigración anunciaron nuevos exámenes de salud para niños inmigrantes después de la muerte de un segundo niño, de ocho años, quien falleció estando bajo el cuidado de la Oficina de Protección Fronteriza (CBP) durante Nochebuena.

“Esta es una pérdida trágica. En nombre de la Oficina de Protección Fronteriza y Aduanas de EE.UU., ofrecemos nuestras más sinceras condolencias a la familia”, dijo el comisionado de la CBP, Kevin K. McAleenan, en un comunicado del 25 de diciembre.

Pero grupos católicos como Hope Border Institute en El Paso, Texas, dijeron que la muerte pudo haberse prevenido si las autoridades estadounidenses no estuviesen bloqueando a los migrantes en puntos de entrada donde se puede solicitar asilo legalmente. En cambio, ellos dijeron que los inmigrantes son desviados y toman un camino diferente por rutas más peligrosas, donde experi-mentan deshidratación y otros peligros, o son enviados a instalaciones llenas de gente, inadecuadas para alojar a niños.

La tragedia era algo que se esperaba, dijo Dylan Corbett, director ejecutivo de Hope Border Institute, por las condiciones que los migrantes encuentran. “Es completamente inaceptable. No se debe alojar niños en una instalación de seguridad”.

Según el comunicado de CBP, la agencia encargada del control de la frontera, el niño y su padre fueron detenidos el 18 de diciembre debido a una entrada ilegal “al oeste del Puerto de Entrada Paso del Norte en El Paso, Texas”.

Entre ese día y el 24 de diciembre, ellos fueron reubicados a varias instalaciones y se les dio ali-mento y agua y se les proveyó “chequeos de bienestar público” durante todo el camino. La versión de la agencia decía que en la mañana del 24 de diciembre, un agente notó que el niño tenía “ojos llorosos” y tosía. Él fue enviado junto con su padre a un hospital general para tratamiento de “posibles síntomas de influenza” y se le dio Tylenol y otro medicamento.

La agencia dijo que después de ser dado de alta del hospital el mismo día, el niño y su padre regresaron a “detención temporal” en un punto de seguridad en la carretera, donde más tarde esa noche el niño vomitó y “parecía estar letárgico”. Debido a la condición del niño, más tarde esa noche las autoridades enviaron a los dos de vuelta al hospital.

El comunicado de la agencia decía que el 24 de diciembre, en ruta hacia el hospital, el niño comenzó a vomitar otra vez y perdió el conocimiento y el personal del hospital no pudo revivirlo. Según el CBP el niño fue pronunciado muerto justo antes de la medianoche.

Aunque la agencia no ha revelado el nombre del niño, un comunicado del Caucus Hispano del Congreso lo identificó como Felipe Alonzo Gómez, de Guatemala. Él es el segundo niño identificado en diciembre que murió mientras estaba bajo la detención de las autoridades de la frontera estadounidense. Anteriormente en diciembre, las autoridades dijeron que Jakelin Caal, una niña de siete años, también de Guatemala, murió de deshidratación mientras estaba bajo la custodia de la Patrulla Fronteriza.

“Mientras los padres en todo Estados Unidos despertaban para celebrar la mañana de Navidad con sus hijos, el padre de Felipe, con quien viajó (y su madre que se quedó en Guatemala), están de luto por la pérdida de su niño”, dijo Christopher Kerr, director ejecutivo de la Red de Solidaridad Ignaciana con sede en Ohio. “La muerte de Felipe nos debe recordar de que niños y sus padres están llegando a nuestra frontera en el mismo estado que el niño Jesús enfrentó mientras María y José luchaban para encontrar un lugar seguro para su nacimiento”.

Kerr dijo que el grupo consiguió que más de 1,000 personas enviaran tarjetas de Navidad digitales “al Congreso y al presidente Trump” para enfatizar la necesidad del cuidado de los que buscan asilo.

Pero la pérdida irreversible de la vida de otro niño es “un ejemplo trágico de la necesidad desesperada que tiene nuestro país de políticas de inmigración humanitarias que respeten la dignidad y los derechos de todas las personas”, dijo Kerr.

Advertising