Internacional

Cardenal Cupich visitó Puerto Rico a nombre del Papa Francisco

By Redacción Católico
January 3, 2018

El cardenal Cupich habla con reporteros durante su visita apostólica a Puerto Rico el lunes 4 de diciembre en la Diócesis de Mayagüez mientras el obispo Alvaro Corrada del Río y el diácono Ramón Echevarria lo observan. Foto: Alejandro Castillo/Católico.

El Cardenal Cupich hizo una visita pastoral a Puerto Rico del 3 al 6 de diciembre a nombre del Papa Francisco para comunicar su preocupación por la isla devastada por el huracán Irma y el huracán María en septiembre. El cardenal se reunió con obispos locales, religiosos y religiosas y recorrió la devastación.

“Cuando el Santo Padre me pidió expresar su preocupación al pueblo de Puerto Rico, nuestros compatriotas americanos, me sentí honrado y complacido de hacerlo”, dijo el Cardenal Cupich a los reporteros durante una conferencia de prensa en Chicago el 1 de diciembre. “Tal como lo señaló el alcalde Rahm Emanuel a comienzos de semana, la Arquidiócesis de Chicago, a través de Caridades Católicas (…) ha estado trabajando con la ciudad y otras organizaciones para coordinar el reasentamiento de evacuados aquí. También estamos enviando ayuda directamente a la isla y espero visitar a las personas en el área que están trabajando para distribuir esos artículos –de todo, desde motosierras hasta pañales. Este acercamiento de persona a persona hace más que entregar los suministros necesarios. Con todo esto estamos asegurando a la gente de Puerto Rico, mientras lucha por mantener su dignidad en medio de las condiciones del siglo XVIII que siguieron a los huracanes, que sus vecinos del norte se preocupan por ellos y oran por ellos”.

Mientras estuvo allí, el cardenal revisó el trabajo que está haciendo la sociedad de misión papal basada en Chicago, Catholic Extension, como el Hogar Infantil Santa Teresita del Niño Jesús, un hogar para niños abandonados y abusados construida por la organización. El cardenal es canciller de Catholic Extension.

También visitó a Las Hermanas Dominicas de Nuestra Señora del Rosario de Fátima en Mayagüez, y presentó a las hermanas religiosas un cheque de $40,000 de parte de la parroquia St. Anne en Barrington y de Catholic Extension.

Una de las personas de Chicago que está en el área en Puerto Rico que está ayudando es el diácono Ramón Echevarria.

Solo un par de semanas después que el huracán María devastara Puerto Rico, Echevarria se jubiló de su puesto como gerente de negocios de la parroquia St. Mark y se sintió llamado a ayudar a la gente en la isla devastada por la tormenta.

“Desde que me jubilé en noviembre decidí que mi ordenación realmente significa mucho para mí”, dijo  Echevarria. Él pensó, “‘Aquí estoy Señor, ¿Soy yo, Señor? Yo iré Señor, sostendré a tu pueblo en mi corazón’. Y yo dije, ‘Necesito ir a sostener a mi pueblo’”. 

Ahora con facultades tanto en la Arquidiócesis de Chicago como en la Diócesis de Mayagüez, Puerto Rico, Echevarria está haciendo todo lo que puede para ayudar a la gente a recuperarse de las tormentas.

Echevarria recolectó dinero y artículos de iglesias en Chicago y él, junto con su hermana Carmen y su cuñado el diácono Víctor Rosado, los ha estado distribuyendo a las personas que encuentran en pueblos alejados de las vías principales.

“Hemos estado yendo a las montañas y a las áreas donde los vehículos apenas pueden pasar”, dijo Echevarria. “Hemos estado en lugares donde el vehículo de mi cuñado se ha inclinado casi de lado”.

Aunque parte de la electricidad y el agua han sido restauradas, ese no es el caso para todos, señaló, y muchas casas no tienen techos. En algunos casos, no tienen paredes tampoco.

“Hemos visto tantas cosas”, dijo Echevarria. “Personas enfermas y recién nacidos. En poco más de un mes que hemos estado haciendo esto, hemos encontrado tres recién nacidos que no tienen nada. Sólo la ropa que llevan y a sus madres. Encontramos uno ayer que ahora tiene 12 días. Encontramos a otro que tiene tres semanas y el primero que encontramos nació tres semanas después del huracán. Ellos son las personas más jóvenes que hemos encontrado, mientras que la persona de más edad que hemos encontrado tiene 96 años… Cualquier casa que veo que no tiene techo, yo me detengo. Porque sé que voy a encontrar a alguien que está sufriendo allí”.

“Cualquier persona que tuvo una casa o construyó una casa de madera está totalmente devastada. Es mucho. Muchas veces me contengo de llorar porque yo digo ‘vine aquí para apoyarlos, no para hacerlos llorar’. Claro, me volteo, y lloro solo. O cuando hago mis oraciones en la mañana o en la noche, voy a casa no a dormir, sino a llorar solo”.

Echevarria dijo que las tiendas en Mayagüez están abiertas y tienen artículos para el hogar en venta, así que la mejor manera con que la gente puede ayudar es donando dinero, dijo, quizás a través de colectas en la parroquia.

Aproximadamente la mitad de las donaciones que trajo vinieron de la parroquia del Santísimo Sacramento, donde ha sido asignado como diácono y un porcentaje significativo vino de St. Mark, donde fue gerente de negocios.

“Al comienzo fue difícil obtener toda esa mercancía, pero ahora están llenos de mercancía”, comentó Echevarria. “Ahora incluso he visto decoraciones de Navidad. Durante un tiempo pensé que no iba a suceder, pero ahora voy a la tienda a las 8, 9, 10 de la noche, y apenas si puedo entrar. Voy a Walmart, a las 2 de la mañana, y está llena de gente. La gente me ha dicho, vamos a tener Navidad, con o sin luz”.

Advertising