Área de Chicago

175 Aniversario de la Arquidiócesis de Chicago: La Arquidiócesis de Chicago ha tenido tres obispos auxiliares hispanos

Por Redacción Católico
noviembre 29, 2018

La Arquidiócesis de Chicago ha tenido tres obispos auxiliares hispanos

El reverendo Plácido Rodríguez, el reverendo Gustavo García-Siller y el reverendo Alberto Rojas son los tres obispos auxiliares hispanos que ha tenido la Arquidiócesis de Chicago.
Rev. Plácido Rodríguez: El 13 de diciembre de 1983, la Arquidiócesis de Chicago ordenó a su primer obispo hispano, Rev. Plácido Rodríguez C.M.F. Nacido en 1940 en Celaya, Guanajuato, México, llegó con su familia a Chicago en 1953, y cuando fue designado por el papa San Juan Pablo II, era pastor de Nuestra Señora de Fátima, en Perth Amboy, N.J. desde 1981. Foto: Julie Jaidinger/Católico
Rev. Gustavo García-Siller: El 19 de marzo de 2003 se ordena el segundo obispo hispano de esta arquidiócesis, Rev. Gustavo García-Siller M.Sp.S. Nacido el 21 de diciembre de 1956 en San Luis Potosí, México. Foto: Karen Callaway/Católico
Rev. Alberto Rojas: El tercer obispo hispano de la Arquidiócesis de Chicago es el Rev. Alberto Rojas, quien fue ordenado como obispo auxiliar para servir a la Vicaría I el 10 de agosto de 2011. Nacido en Aguascalientes, México el 5 de enero de 1965. Se trata del primer obispo hispano egresado de Casa Jesús, un lugar de discernimiento para formar sacerdotes provenientes de América Latina en Chicago. El obispo Rojas llegó a Chicago expresamente a integrarse a Casa Jesús en agosto de 1994. Foto: Julie Jaidinger/Católico

Rev. Plácido Rodríguez

El 13 de diciembre de 1983, la Arquidiócesis de Chicago ordenó a su primer obispo hispano, Rev. Plácido Rodríguez C.M.F. Nacido en 1940 en Celaya, Guanajuato, México, llegó con su familia a Chicago en 1953, y cuando fue designado por el papa San Juan Pablo II, era pastor de Nuestra Señora de Fátima, en Perth Amboy, N.J. desde 1981.

“Es un momento emocionante para volver a la Arquidiócesis de Chicago” escribió el obispo Rodríguez en la edición de Chicago Catholic del 16 de diciembre de 1983. En esa columna, el obispo dijo que lo emocionante no era solo su designación como obispo, sino que los hispanos en Estados Unidos estaban viviendo una etapa interesante.

El obispo Rodríguez escribió entonces: “En noviembre (de 1983) la Conferencia Nacional de Obispos Católicos se reunieron en Washington, D.C. y aprobaron unánimemente su pronunciamiento pastoral sobre el ministerio hispano: ‘La presencia hispana: Desafío y compromiso’”.

Fue posteriormente designado obispo de Lubbock en San Antonio, Texas en 1994, y se retiró en septiembre de 2016, pero aún se dedica a la promoción de vocaciones con la orden de los claretianos.

 

Rev. Gustavo García-Siller

El 19 de marzo de 2003 se ordena el segundo obispo hispano de esta arquidiócesis, Rev. Gustavo García-Siller M.Sp.S. Nacido el 21 de diciembre de 1956 en San Luis Potosí, México.

En 1980 fue enviado a Estados Unidos por su orden, los Misioneros del Espíritu Santo. Allí comenzó una intensa experiencia de vida, no solo ministrando para la comunidad de migrantes hispanos, sino haciendo labor activista por la reforma migratoria y los derechos de nuestra comunidad.

El 19 de marzo de 2003 fue ordenado obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Chicago y fue posteriormente instalado como arzobispo de San Antonio, Texas el 23 de noviembre de 2010. Ha sido parte de varios comités de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB): Comité de Diversidad Cultural en Asuntos Hispanos, Asuntos Afroamericanos, Comité sobre los hispanos y la Liturgia, el Comité sobre Migración (USCCB), y fue presidente de la Región 7 de la USCCB, que incluye a Illinois, Wisconsin e Indiana.

 

Rev. Alberto Rojas

El tercer obispo hispano de la Arquidiócesis de Chicago es el Rev. Alberto Rojas, quien fue ordenado como obispo auxiliar para servir a la Vicaría I el 10 de agosto de 2011. Nacido en Aguascalientes, México el 5 de enero de 1965.

Se trata del primer obispo hispano egresado de Casa Jesús, un lugar de discernimiento para formar sacerdotes provenientes de América Latina en Chicago. El obispo Rojas llegó a Chicago expresamente a integrarse a Casa Jesús en agosto de 1994.

En su joven carrera se ha ganado el cariño de la comunidad hispana y anglo, y se ha enfocado en la formación, pues estuvo a cargo de la Formación para el Ministerio Hispano en el seminario de St. Mary of the Lake, en Mundelein, de donde es egresado.

Cuando fue nombrado obispo conversó con Católico. Se le preguntó si pensaba llegar a ser obispo tan rápido, pues se ordenó como sacerdote en 1997. “Jamás pensé que iba a ser obispo, ni lo deseaba” dijo. “La vida del obispo, me parecía un poco aislada, no tan cercana a la gente, nunca fue una vida atractiva para mí. Poco a poco he entendido que los obispos son necesarios porque son los sucesores de los apóstoles. Ahora el obispado como ordenación sí es una bendición grande, una gracia especial, es la plenitud del sacerdocio y por eso me siento muy agradecido” dijo.

Advertising