Estados Unidos

Obispos de la frontera denuncian nueva regla para pedir asilo

Por Rhina Guidos (CNS)
abril 2, 2019

Cerca de la frontera en Sunland Park, Nuevo México, el obispo Mark J. Seitz de El Paso, Texas, muestra fotos el 26 de febrero de dos niños migrantes que murieron bajo la custodia de Estados Unidos. Foto: David Agren/ CNS.

WASHINGTON (CNS) -- Un grupo de obispos de ambos lados de la frontera entre Estados Unidos y de México lanzaron una declaración el 4 de marzo expresando su “total desacuerdo” con una política reciente de Estados Unidos de enviar a solicitantes de asilo a México mientras esperan citas en cortes estadounidenses. Los prelados también hablaron en contra de la creciente percepción de que los inmigrantes son criminales.

“Exhortamos a todas las personas a descubrir, en estos hermanos y hermanos que sufren, a Cristo necesitado, y brindarles el apoyo que requieran, sin asumir que ellos son criminales, como en ocasiones son percibidos”, dice la declaración en la página web de la Diócesis de Brownsville, Texas, firmada por 14 obispos.

La realidad es distinta, dijeron los obispos en la declaración, añadiendo que muchos migrantes son víctimas del crimen en sus países de origen y a veces durante su migración hacia el norte.

Los firmantes también expresaron su oposición a una política reciente que exige que quienes buscan asilo en los Estados Unidos esperen en México hasta que un juez pueda atender su causa. La política menoscaba su derecho a buscar asilo en los Estados Unidos y los priva del apoyo de la familia en los Estados Unidos y quizá está obligando a México a organizar campamentos para decenas de miles de refugiados, dicen.

La política también niega el acceso al derecho de los migrantes a buscar representación legal antes de que se atiendan sus casos y eso, a su vez, puede crear una situación que forzará a muchos a eludir el proceso legal en los puertos de entrada legales y sin embargo entrar a través de “lugares de alto riesgo para evitar las autoridades”, según dijeron los obispos.

“Apelamos a los gobiernos, en nombre de nuestro Señor Jesucristo, a que no adopten políticas que tengan el efecto de aumentar el sufrimiento de los más vulnerables”, dijeron en su declaración.

Los obispos de Texas que firmaron son: Obispo Mark J. Seitz de El Paso; obispo Jaime A. Tamayo, de Laredo; obispo Daniel E. Flores, obispo Mario Avilés y obispo emérito Raimundo Peña, de Brownsville; arzobispo Gustavo García-Siller, y obispo auxiliar Michael J. Boulette de San Antonio, obispo Michael Sis y obispo emérito Michael D. Pfeifer de San Angelo.

Los obispos mexicanos que firmaron son: obispo Enrique Sánchez Martínez, de Nuevo Laredo, José Guadalupe Torres Campos de Ciudad Juárez, obispo Eugenio Andrés Lira Rugarcía de Matamoros, obispo Alonso Garza Treviño de Piedras Negras y obispo Francisco Raúl Villalobos Padilla de Saltillo.  

“Reiteramos nuestro compromiso a seguir brindando toda la ayuda que nuestros hermanos migrantes necesitan, uniéndonos las distintas diócesis con varios organismos religiosos y civiles que trabajan en pro del inmigrante”, dijo la declaración.

La declaración se dio después de una reunión del 25 al 27 de febrero de los obispos de la frontera de Estados Unidos y México en El Paso, lo cual este año incluyó la representación de diversos grupos católicos de justicia social, para discutir recientes temas de inmigración en la región.