Estados Unidos

Comité de Migración de USCCB apoya protección para 'Dreamers'

Por CNS
abril 2, 2019

Miembros del grupo Members of the Border Network for Human Rights protestan frente a una corte federal de los Estados Unidos en El Paso, Texas, el 5 de marzo de 2018. Foto: José Luis González, Reuters/CNS

WASHINGTON (CNS) -- El presidente del Comité de Migración de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB, por sus siglas en inglés) expresó el 15 de marzo su apoyo por la “Ley de Sueños y Promesas 2019”, la cual proporcionaría protección y un camino hacia la ciudadanía para “Dreamers” o “Soñadores” que califican y para inmigrantes que tienen estatus bajo los programas de protección temporal (conocido como TPS) y Partida Forzada Diferida.

“Necesitamos una solución legislativa permanente para aquellos que han pasado sus vidas contribuyendo y viviendo en los Estados Unidos, el país que conocen como su hogar”, dijo el obispo Joe S. Vásquez, de Austin, Texas, presidente del comité de migración.

“Soñadores y beneficiarios de TPS son miembros importantes de nuestra comunidad que van a la escuela, trabajan para mejorar nuestras comunidades y crían familias”, dijo el obispo Vásquez en una carta a miembros de la cámara baja del congreso estadounidense. “Han vivido en el limbo durante demasiado tiempo y ahora es el momento de (buscar) una solución”.

La Ley de Sueños y Promesas (H.R. 6) de 2019 se introdujo en el Congreso el 12 de marzo y está basada en la ley DREAM, según sus muchos copatrocinadores. Ofrece a los jóvenes que califican el “estado de residencia permanente con carácter condicional” y un camino hacia la residencia permanente legal completa y eventual ciudadanía.

H.R. 6 permitiría estatus de residente permanente legal para personas elegibles que benefician de los programas TPS o Partida Forzada Diferida desde 2016 (o antes) y que han estado viviendo en los EE. UU. por los menos por tres años.

“Es tanto nuestro deber moral como el mejor interés de nuestra nación protegerlos y permitirles alcanzar su pleno potencial dado por Dios”, dijo el obispo Vásquez.