Estados Unidos

Trump firma orden para detener separación de familias

By Mark Pattison (CNS)
June 27, 2018

Miembros de la Unidad de Búsqueda, Trauma y Rescate de la Patrulla Fronteriza cerca de Falfurrias, Texas, capturan a un inmigrante de Guatemala el 19 de junio. Foto: Adrees Latif, Reuters/CNS

WASHINGTON (CNS) -- El presidente Donald Trump firmó una orden ejecutiva el 20 de junio que suspende la práctica de separar a menores de edad del lado de sus padres, una política de su administración que se ha aplicado a familias que han estado cruzando la frontera entre Estados Unidos y México ilegalmente.

La orden ejecutiva enfrenta un obstáculo por un decreto de consentimiento de 1997 que prohíbe al gobierno federal mantener a los niños en detención dentro de un centro de inmigración más de 20 días, aunque estén con sus padres. La orden ejecutiva ordena al fiscal general que solicite el permiso de una corte federal para modificar el decreto de consentimiento.

La crisis comenzó cuando el fiscal general de los Estados Unidos Jeff Sessions anunció una política de “tolerancia cero” para los que cruzan la frontera. Según dicha política, adultos que cruzan la frontera sin documentos se les acusará de un delito grave en lugar de un delito menor. Bajo ley federal, personas acusadas de delitos graves no pueden tener a sus hijos con ellos mientras están detenidos.

El gobierno dijo a principios de junio que 1,995 menores de edad habían sido separados de 1,940 adultos que habían cruzado la frontera entre Estados Unidos y México, aunque algunos menores habían cruzado sin sus padres o parientes adultos.

La política y su resultado provocaron algunas de las reacciones más hostiles de cualquier iniciativa de Trump.

Horas antes de que se firmara la orden ejecutiva, el papa Francisco dijo que estaba de acuerdo con los obispos estadounidenses, quienes habían condenado la política de separación de familias, la cual ha llevado a que niños permanezcan en centros de detención del gobierno mientras que sus padres van a cárceles federales. Los obispos de México también criticaron la política.