Estados Unidos

Aspirantes a religiosos demoran el ingreso para pagar deudas

Por Colleen Dulle
agosto 1, 2017

WASHINGTON (CNS) – Para algunos aspirantes a ser sacerdotes y religiosos, el mayor obstáculo para seguir su vocación es la deuda estudiantil.

Debido a que muchas órdenes religiosas no aceptan miembros con deudas pendientes, el 42 por ciento de los individuos discerniendo una vida religiosa en Estados Unidos tiene prohibido la formación debido a sus préstamos estudiantiles, de acuerdo a Laboure Society, una organización sin fines de lucro que ayuda a personas en esta situación a recaudar fondos para pagar sus préstamos.

De acuerdo a múltiples estudios del Centro para la Investigación Aplicada en el Apostolado de la Universidad de Georgetown, una de cada tres personas buscando ingresar a la vida religiosa tiene deuda estudiantil, que en promedio suma alrededor de $28,000.

Para Andrew McCullough, un aspirante a Dominico, ese número era $20,000.

McCullough estudió ingeniería mecánica en la Universidad de Washington en Seattle y se mudó a Washington, D.C. el otoño pasado para estar cerca de la comunidad Dominica a la que esperaba unirse. El plan era trabajar para pagar sus préstamos durante un año, y entonces comenzar su noviciado este otoño.

Después de alguna dificultad para encontrar trabajo, McCullough se dio cuenta que él tendría que demorar el ingreso otro año, hasta el otoño de 2018. Actualmente vende seguros con State Farm, vive de acuerdo a la regla Dominica para los aspirantes y se une a los hermanos para rezar cuando puede.

"Hay algo acerca de la espiritualidad de (Santo Tomas de) Aquino y al ser tanto una especie de místico como intelectual, teniendo una profunda santidad, una verdadera santidad pero también una mente grandiosa, que realmente me atrajo” a la orden, McCullough dijo a CNS.

McCullough dijo que hasta hace poco, la provincia oriental de los dominicos podía tomar cierta cantidad de deuda estudiantil, pero debido a una afluencia de vocaciones, la provincia ya no puede pagar los préstamos de los que ingresan.

Un estudio de 2012 de CARA para la Conferencia Nacional de Vocaciones Religiosas encontró que siete de cada diez comunidades religiosas donde más de tres aspirantes tenían deuda educacional reportó que tenían que rechazar a alguien debido a la deuda. En el mismo estudio, el 80 por ciento de esas comunidades pidió a alguien demorar su solicitud debido a la deuda.

Para esta historia, Catholic News Service contactó a cada comunidad religiosa y seminario católico en la Arquidiócesis de Washington para conocer sus políticas en relación a la deuda estudiantil. La mayoría no respondió.

El Padre Paulista Frank DeSiano, director de formación, dijo a CNS que los Padres Paulistas pagarán la deuda pendiente de los nuevos miembros una vez que sean ordenados.

"Sencillamente consideramos esto una de las cosas que tienes que hacer para hacer posible que la gente no solo se inscriba en el seminario sino para apoyarlos en su vida presente y pasada”, dijo. “No es probable que cambiemos esto. Ahora si tenemos 10 chicos con $100,000 en deuda quizás sería una historia diferente”.

Un vocero de la provincia Noreste de Jesuitas dijo que los Jesuitas también pueden pagar préstamos de aquellos que ingresan una vez ordenados.

Para los aspirantes con deudas mayores, el programa de recaudación de fondos intensivo de Laboure Society puede ayudar a los individuos a recaudar alrededor de $45,000 a lo largo de seis meses.

Los aspirantes son capacitados en recaudación ética de fondos y se esfuerzan por cumplir ciertas metas junto con sus compañeros de clase cada semana. Al final, cada aspirante trata de recaudar la misma cantidad, incluso si deben más o menos.

El hermano dominico James Mary Ritch, un ex alumno de Laboure Society, debía $60,000 después obtener su grado universitario en biología y un postgrado en neurociencia.

El hermano Ritch dijo que la meta semanal de 15 cartas, 30 llamadas por teléfono y cinco reuniones cara a cara con donantes en algunos momentos fue abrumador.

"Es un camino difícil pero bien vale la pena porque afirma tu compromiso a la comunidad religiosa, al hablar con varias personas de diferentes antecedentes te dicen, ‘Caramba, ¿vas a recaudar tanto dinero? ¡Eso es ridículo! ¿Por qué simplemente no te buscas otro trabajo, o porque no trabajas unos años más?’ Pero quieres dar tu vida a la comunidad religiosa en vez de, limitarte por unos años más", dijo el Hermano Ritch.

Mencionó también que habría sido difícil para él encontrar rápidamente un trabajo que pague bien en su campo, ya que los trabajos de investigación requieren meses de capacitación.

El hermano Ritch tomó votos simples hace dos años y está trabajando este verano en el Centro Franciscano, un comedor de beneficencia en Baltimore. Él toma cursos en Dominican House of Studies en Washington durante el año escolar.

The Laboure Society actualmente está haciendo pagos mensuales en sus préstamos estudiantiles y el próximo año terminará de pagar sus préstamos por completo.

"¿Ensenaré biología algún día? No tengo idea", señaló el Hermano Ritch. "Quizás pueda usar el título de postgrado… pero quiero ser un sacerdote de Jesús Cristo. Creo que eso es lo que Dios quiere y eso es lo que yo quiero. Si eso significa ser un pastor o profesor, entonces él me dará la gracia y la oportunidad, y tengo que seguir diciendo que sí”.

Topics:

  • sacerdotes
  • vocaciones

Related Articles