Cardenal Blase J. Cupich

Todos somos indignos

lunes, junio 7, 2021

Un sacerdote cuenta la historia de la época en que invitó a su exprofesor, el cardenal Avery Dulles, a visitar su parroquia. Mientras entraba, el cardenal notó una pancarta con las palabras: God is other people (Dios es los demás). Sin perder el tiempo, observó que era una expresión bonita, pero que le faltaba una coma. “Debería decir: God is other, people (Dios es otro, gente).

El Domingo de la Trinidad, la Palabra de Dios llama nuestra atención sobre la alteridad de Dios: “El Señor es Dios arriba en el cielo y abajo en la tierra, y no hay otro” (Deut 4, 39). Una de las afirmaciones más fascinantes de verdad de fe se hizo en el Cuarto Concilio Lateranense del siglo XIII, que declaró que “entre el Creador y la criatura no se puede señalar una semejanza tal que la desemejanza entre ellos no sea mayor todavía”.

En otras palabras, si bien una cualidad, como el poder, puede atribuirse tanto a Dios como a la humanidad, hay una mayor diferencia en el significado del poder entre Dios y nosotros de la que hay en cualquier semejanza que podamos compartir.

Si decimos que Dios es poderoso, nuestra comprensión del poder humano no debe ser el punto de partida. Dios “totaliter aliter”, totalmente otro.

Sin embargo, este Dios que es otro entra en relación con nosotros y comparte su vida con nosotros. ¿Cómo es esto posible? San Pablo dice a los cristianos en Roma que, si quieren entender este misterio de Dios compartiendo su vida con nosotros, deben pensar en sí mismos como hijos adoptivos.

Los hijos adoptivos tienen una experiencia única. En primer lugar, toda su vida y su futuro cambian, ya que todo viene como un regalo. No tienen que hacer nada, ya que se les da una participación en la vida de la familia, hasta el punto de tener una parte de la herencia.

Un sacerdote me contó que, cuando tenía 7 años, el párroco pidió a sus padres que consideraran la posibilidad de adoptar a uno de los huérfanos del hospital local. Los padres se llevaron a su hijo con ellos y le dijeron que fuera a la guardería y encontrara a su hermana. Había tres cunas, y cuando el niño se encontró con un bebé pelirrojo, llamó a sus padres: “Encontré a mi hermana”.

San Pablo le estaba diciendo a su comunidad en Roma que así es como deben ver sus vidas. La iglesia ha encontrado en ellos nuevos hermanos y hermanas, a quienes el Señor ha elegido.

Pero los adoptados no sólo experimentan la vida como un regalo, también sus familias, ya que reciben el regalo del niño. El niño adoptado trae algo nuevo a la familia, talentos y habilidades y sorpresas, que salen a la luz en el intercambio de la vida familiar.

Considera la historia de un niño que se metió en muchos problemas a partir de los 7 años. Cuando tenía 12 años, su madre murió, y su padre, un tabernero, consideró que era demasiado para él. Lo colocó en un orfanato dirigido por los hermanos javerianos.

Uno de los hermanos, Marías, tomó al niño bajo su ala, defendiéndolo y guiándolo como padre. Se dio cuenta de que el niño tenía un talento atlético superior. Lo cultivó y el niño maduró hasta convertirse en la persona que hoy conocemos como Babe Ruth. El bateador no sólo recibió un regalo al ser adoptado por los javerianos, sino que fue un regalo para ellos y para tantos otros.

Si queremos honrar al Dios que es otro, tenemos que cultivar el sentido humilde de que nuestra vida es un don recibido y dado. Tener a diario la conciencia de que Dios nos ha adoptado a todos nos recuerda que Dios, como cualquier padre, no nos negará nada ni dejará de amarnos, ni dejará de proporcionarnos nuevas oportunidades para crecer y madurar.

Cada día con Dios, que es a la vez otro y nuestro padre adoptivo, es un nuevo día, una oportunidad para empezar de nuevo. También deberíamos tener ese tipo de humildad cuando se trata de la forma en que tratamos a los demás.

Por eso debemos evitar cualquier intento de abandonarnos a nosotros mismos o a los demás. Por eso debemos sospechar de cualquier discurso que excluya a las personas o concluya que son indignas.

Recordemos nuestra respuesta a la invitación a unirnos a la procesión de la Comunión: “Señor, no soy digno... pero una palabra tuya bastará para sanarme”.

Durante la plegaria eucarística, me refiero a mí mismo como el “indigno siervo del Señor”. La Iglesia y sus autoridades están llamadas a formar a las personas, no a obstruir la gracia de Dios excluyéndolas o juzgándolas. Dejamos el juicio a Dios. 

Dios no es los demás, o incluso algunas otras personas. No olvidemos la coma: Dios es otro, gente. Y nosotros somos suyos.

Advertising