Área de Chicago

Los obispos hablan contra legislaciones propuestas sobre el aborto

Por Michelle Martin
abril 2, 2019

El cardenal Cupich habla con la prensa el 28 de marzo en Springfield. Con él aparecen, de izq. a der. obispo Daniel Jenky de Peoria, obispo Daniel Conlon de Joliet y obispo Thomas Paprocki de Springfield. Foto: Lane Fowler/Hospital Sisters Health System.

Los obispos de seis diócesis católicas de Illinois, acompañados del cardenal Blase Cupich, se congregaron en Springfield el 28 de marzo para expresar su desacuerdo con una legislación propuesta que definiría el aborto como un derecho humano fundamental y eliminaría una ley que requiere que los padres de menores de edad en busca de un aborto sean notificados.

“Esto no se trata del derecho al aborto, aunque eso lo podríamos cuestionar”, dijo el cardenal Cupich. “Esta es una desviación radical del estatus quo, que va mucho más allá de Roe v Wade”.

Una de las dos propuestas de ley definiría el aborto como un derecho fundamental y expresa que los embriones y fetos no tendrían derechos independientes. También removería protecciones para doctores y otros proveedores de atención médica que se rehúsen a practicar abortos porque viola sus principios y requeriría que seguros médicos privados cubrieran íntegros los costos del aborto.

El cardenal Cupich dijo que las propuestas de ley equivalen a un ataque a la dignidad de la vida humana.

“El estado y sus líderes tienen no solo una responsabilidad, sino también un compromiso en la defensa de la santidad y el valor de toda vida humana”, dijo. “Dondequiera que volteamos el día de hoy, encontramos esfuerzos crecientes por tratar las vidas de hombres, mujeres y niños como simples medios para fines supuestamente más grandes e importantes. A quienes necesitan atención médica se les dice que es un privilegio que tienen que poder pagar, y aquellos cuya salud declina se les considera menos dignos de un cuidado continuo. Se desarrollan mercados globales para el tráfico humano y para la venta de órganos humanos de aquellos que, llevados por la desesperación de la pobreza, arriesgan la vida para ofrecer comida y techo a sus familias”.

“En mi ciudad, adultos y niños inocentes mueren casi diariamente en nuestras calles debido a la violencia con armas en manos de aquellos que consideran que la vida humana es barata, con la complicidad de aquellos que colocan su derecho a obtener ganancias de la venta de armas por encima del derecho a la vida de nuestros vecinos. Y en el terrorismo, vemos la escalofriante afirmación de que es legítimo matar a hombres, mujeres y niños inocentes para alcanzar fines políticos y vengarse”.

“Es en este contexto que debemos ver esta legislación propuesta como el ataque más reciente a la dignidad humana, motivados por la ética cultural dominante que afirma que las vidas de los niños que no han nacido no tienen valor y santidad cuando se compara con los deseos y necesidades de otros”.

La conferencia de prensa fue presentada por la Conferencia Católica de Illinois, el brazo de políticas públicas de la iglesia en este estado, y también incluyó a una ginecóloga-obstetra y una enfermera de cuidados intensivos neonatales de hospitales católicos de Illinois y una representante de Caridades Católicas de la Diócesis de Joliet.

Dr. Jillian Stalling, ginecóloga-obstetra de OSF HealthCare en Peoria, dijo estar sorprendida por el contenido de las propuestas.

“Como médicos, hacemos un juramento de no hacer daño”, dijo Stalling, que es directora en Illinois de la Asociación Médica Católica y miembro de la Asociación Católica del Cuidado de la Salud de Illinois. “Ofrecemos a los pacientes un plan de tratamiento objetivo basado en entrenamiento médico y pruebas científicas. Sin embargo, ha sido una práctica de larga data, el respetar los derechos de conciencia de los doctores cuando se les pide que realicen un procedimiento moralmente objetable…Amo cuidar a las mujeres y dar a luz a los bebés. Si esta legislación es aprobada, no voy a dejar la profesión médica y abandonar a las mujeres que necesitan buena atención médica. Pero rechazaré participar en un aborto”.

MaryBeth Miller, gerente de enfermeras en el Hospital St. John’s en Springfield, dijo que en los más de 30 años que tiene trabajando en cuidados intensivos neonatales ha visto que los avances en la medicina y la tecnología hacen posible que bebés más jóvenes y prematuros sobrevivan y crezcan bien.

“Estoy sorprendida en como la legislación propuesta va más allá de la decisión de la Corte Suprema en Roe v Wade cuando declara de plano que un embrión o feto no tiene derechos independientes”, señaló Miller.

Advertising