Área de Chicago

“El mismo Jesús nació en una familia migrante” dicen en la Misa por la Semana Nacional de la Migración

Por Ariane Moya
enero 29, 2019

Más de una docena de sacerdotes oficiaron la misa. Foto: Karen Callaway/ Católico

El 6 de enero se celebró una misa en la Catedral del Santo Nombre para marcar el inicio de la Semana Nacional de la Migración. El Rev. Ismael Sandoval, párroco de Blessed Sacrament y nuevo coordinador del Consejo Hispano de la Arquidiócesis de Chicago fue el celebrante de la misa multicultural que festeja la diversidad de la comunidad católica. Esta misa anual año tras año ha enfatizado la diversidad étnica al proveer las lecturas y música en las distintas lenguas que se hablan por toda la Arquidiócesis de Chicago. Al celebrar esta misa junto a personas de diferentes países, se fomenta la unión de diferentes culturas y se da la bienvenida a aquellos que se han mudado a Estados Unidos recientemente.

La misa comenzó con una procesión de personas en sus trajes típicos que representaron a más de 35 países. Entre los países participantes estaba Vietnam, Perú, la India, México, Uganda, Ecuador, Polonia, entre muchos más. La canción que se cantaba en la procesión de entrada era Somos un solo cuerpo de Dios entonada emotivamente por las diversas culturas unidas en la misma fe. Varios sacerdotes de distinto origen étnico concelebraron a manera de acogida a feligreses de toda la arquidiócesis.

El homilista de la celebración fue el Rev. Julio Lam quien vino desde la parroquia Santísimo Sacramento en Waukegan. “Al ver alrededor veo la belleza de nuestra iglesia manifestada en la diversidad del pueblo de Dios” dijo el padre Julio. “Yo soy cubano y nací de padres cubanos, pero siendo niño descubrí que uno de mis abuelos era originario de China. También descubrí que dos de mis tatarabuelos eran provenientes de España y hasta uno de mis tatarabuelos era de Francia. Cuando veo a mis sobrinos y sobrinas corriendo en las reuniones familiares pienso de donde será nuestra próxima generación. Las tradiciones son importantes porque muestran la belleza de la gente de Dios.” 

Martin Tavizon, un joven mexicano de 25 años asistió a la misa Nacional de la Migración por primera vez y pudo experimentar la acogida de la iglesia. “Me siento afortunado de estar presente en está eucaristía de diferentes culturas. Me deja una gran satisfacción saber que para la iglesia no importa la cultura o nacionalidad” dijo el joven. “Todos debemos estar unidos. Me parece muy bien que la iglesia una las diferentes nacionalidades y culturas en fin que para todos ahí un solo Dios.”

“¿Soy el pueblo que siguió la estrella con sueños y deseos?  ¿Soy la gente que celebra la gracia que cada uno de nosotros trae al pesebre? Poco sabían los reyes magos que al todopoderoso que buscaban era descendiente de una tradición migrante” dijo el padre Julio. “Al tiempo de la visita de los reyes magos la Sagrada Familia había sido desplazada y tuvieron que buscar refugio. El mismo Jesús nació en una familia migrante. Esto nos hace dar cuenta que ser humano significa aceptar nuevos horizontes.”

Advertising