Área de Chicago

Semana de las Escuelas Católicas: Nuestra Señora de la Caridad ofrece una opción educativa en Cícero

By Redacción Católico
December 28, 2018

Nuestra Señora de la Caridad es una escuela que cubre desde preescolar hasta octavo grado en un suburbio mayormente latino. Foto: Karen Callaway/Católico

Cuando el padre Sergio Mena, pastor de Nuestra Señora de la Caridad en Cícero empezó a anunciar durante la misa que, mediante el programa de becas de crédito tributario, los hijos de los feligreses podrían ser elegibles para una beca en la escuela católica del mismo nombre, Yesenia Ramírez no lo dudó.

Ramírez, madre de tres hijos, asiste a esta parroquia desde hace varios años, cuando vivía en Berwyn. Ahora vive en Cícero, y como escuchaba al padre Sergio anunciar las becas cada semana se animó a hacer la solicitud, aunque no estaba segura de ser elegible.

No solo era elegible, sino que obtuvo una beca del 100 por ciento para dos de sus hijos: Miguel, que estudia en tercer grado, y Alicia, en sexto. De manera que solo paga la colegiatura de Genesis, quien va a Pre-K, pues el programa es para niños de primer grado en adelante.

Ramírez, quien trabaja como administradora de oficina en una oficina de prótesis, dice que con su sueldo no habría podido pagar la colegiatura de sus tres hijos.

“Ser madre soltera representa un problema para pagar la educación de los hijos, pero tener estas becas ha ayudado” dice. “Somos católicos, y hemos estado viniendo a Nuestra Señora de la Caridad por tantos años, y sé que aquí mis hijos van a tener una mejor educación, punto”.

El señor Naum de la Sancha tiene un hijo y una hija en Our Lady of Charity desde Pre-K.

“Conocemos la escuela y la comunidad muy bien, porque nuestra familia ha vivido en Cicero por 18 años, a tres cuadras de aquí” dice de la Sancha, quien explicó de qué manera las becas de crédito tributario le han ayudado.

“Hace unos tres años, mi esposa perdió su empleo, pues la compañía cerró el departamento donde estaba trabajando” dice de la Sancha. “De manera que, cuando estábamos batallando para pagar las facturas escuchamos sobre las becas de crédito tributario, decidimos hacer la solicitud y obtuvimos la de mi hija”.

De la Sancha dice que esta beca les ayuda bastante, pues les permite concentrarse en otros gastos de la familia. Dice que otros vecinos se han beneficiado de estas becas. “Puedo ver gente que normalmente iba a escuela de gobierno que ahora viene aquí”.

Naum de la Sancha ha estado a cargo de varios ministerios en la parroquia, y actualmente es presidente de la Junta Asesora de la escuela.

 

Más estudiantes gracias a las becas

Nuestra Señora de la Caridad es una escuela que cubre desde preescolar hasta octavo grado en un suburbio mayormente latino. Esta escuela es también uno de los principales recipientes de las becas de crédito tributario, con alrededor de $500,000 recibidos.

Las becas de crédito tributario son parte de un proyecto de ley para financiar la educación aprobado en 2017. Los contribuyentes de Illinois pueden donar a organizaciones sin fines de lucro encargadas de otorgar becas y recibir a cambio un 75 por ciento de crédito en sus impuestos sobre la renta estatales.

Las becas son otorgadas mayormente por medio de Empower Illinois y Big Shoulders Fund, y se da prioridad a las familias de ingresos más bajos. El monto de cada beca, que puede cubrir hasta cien por ciento de la matrícula, depende de los ingresos de la familia.

“Las becas de crédito tributario verdaderamente han cambiado la vida de nuestra escuela” dice Jonathan Priest, director asistente.

La comunidad estudiantil de Nuestra Señora de la Caridad es de 245 matriculados -un incremento con respecto a los 217 del año escolar anterior- de los cuales 119 recibieron la beca de crédito tributario por medio de Empower Illinois.

En una visita reciente a Nuestra Señora de la Caridad preguntamos a Lynn Le Tourneau, directora de la escuela sobre los principales desafíos para sus estudiantes.

“Creo que uno de ellos es que los alumnos no hablan suficiente inglés en el salón de clases” dice Le Tourneau. “De manera que tenemos maestros certificados para enseñar a los alumnos que están aprendiendo un nuevo idioma”.

La maestra Le Tourneau dice que, aunque tienen recursos para aprender inglés, el ser bilingüe es un don. De manera que el programa de becas de crédito tributario les permitió este año agregar Español al currículo.

“Lo hicimos por diferentes razones” dice Le Tourneau. “Una de ellas es porque queremos que los alumnos, además de aprender inglés, retengan el español. De manera que tenemos un maestro de Español de tiempo completo.

“La mayoría de nuestros alumnos vienen de este vecindario” agrega Le Tourneau, “pero tenemos alumnos que vienen de más lejos. Probablemente vienen de unos 50 códigos postales diferentes”.

Nuestra Señora de la Caridad solo tiene un salón de clase por cada grado, y ofrecen clases especiales como Educación Física, Español, Computación y Música.

“En algunos grados intermedios donde los grupos son un poco más grandes contratamos personal extra para que los alumnos puedan tener una atención más personalizada” dice Le Tourneau.

En la conversación con Católico, Priest y Le Tourneau dijeron que una de las formas en que las becas han beneficiado a la escuela es que pudieron comenzar un programa de iPad para los estudiantes de escuela intermedia. Con dicho programa, cada estudiante de sexto a octavo grado tendrá un iPad para hacer su trabajo escolar, y podrán llevarse el iPad a su casa, si bien seguirá siendo propiedad de la escuela.

 

Vale la pena intentarlo

Las becas de crédito tributario han representado una gran oportunidad para padres de familia y ayudan a desterrar la idea de que las escuelas católicas son inaccesibles.

Cuando escuchó en misa hablar sobre las becas, Yesenia Ramírez decidió que valía le pena intentarlo. “Creo que muchos padres dicen, ‘no me van a elegir’ pero no está de más solicitar la beca” dice.

“Para ser honesta, cuando empecé a escuchar esto de las becas, yo estaba preocupada por mi hija mayor, que iba a comenzar el sexto grado” comenta Ramírez, quien agrega que estuvo segura de que su hija tendría que ir a una escuela de la que había escuchado malos comentarios. La beca, dice, le llegó en el momento exacto, cuando ella estaba comenzando el proceso de inscribir a su hija en la otra escuela. “Hay que hacerlo paso a paso” dice Ramírez y da algo de ansiedad esperar la respuesta.”

En ese sentido, Priest afirma que él y la directora LeTourneau se reunieron con los padres de familia interesados, cuando iban a conocer la escuela y recibir un tour. “También ayudamos a las familias a hacer su solicitud de beca” dice Priest, “y nos pusimos a disponibilidad de algunas de nuestras familias que no tienen acceso al internet. Ayudamos a guiar a los padres que lo necesitaban”.

Priest agrega que enviaron actualizaciones casi a diario a padres de familia sobre el proceso de solicitud de beca. “Pero creo que el factor más importante fue el toque humano” dice Priest. “Verdaderamente estuvimos disponibles, y también lo estuvo nuestra secretaria para ayudar a los padres de familia a subir documentos a internet, a escanearlos, a caminar con ellos en el proceso”.

Para más información sobre las becas de crédito tributario, incluyendo cómo donar, visite el sitio web de la Oficina de Escuelas Católicas en schools.archchicago.org.

Advertising