Área de Chicago

175 Aniversario de la Arquidiócesis de Chicago: Santa Francisca Cabrini: una santa para Chicago y América

By Joyce Duriga (Chicago Catholic)
November 29, 2018

En honor a la canonización de la Madre Cabrini, los católicos celebraron con una Hora Santa especial en el Soldier Field el 22 de septiembre de 1946. Más de 100,000 personas asistieron, incluyendo el futuro cardenal Francis George. Foto de archivo de Chicago Catholic.

A pesar de que Santa Francisca Cabrini nació en Italia, la Arquidiócesis de Chicago la considerará por siempre como propia porque sirvió aquí y murió aquí en 1917.

La Madre Cabrini nació en Lombardi, Italia en 1850. A los 18 años dijo que quería ser monja, pero fue rechazada por razones de salud. Un día, un sacerdote le pidió que enseñara en una escuela para niñas. Allí se quedó durante seis años y luego, a petición de su obispo, fundó las Hermanas Misioneras del Sagrado Corazón para cuidar a niños pobres en hospitales y escuelas.

Ella vino a Estados Unidos con seis monjas en 1889 para trabajar entre los inmigrantes italianos a instancias del Papa León XIII. Ella no hablaba inglés y no tenía fondos. Llena de una profunda confianza en Dios y dotada de habilidades administrativas, fundó escuelas, hospitales y orfanatos.

Se convirtió en ciudadana estadounidense en 1909.

Al momento de su muerte en 1917, su congregación tenía hogares en Inglaterra, Francia, España, Estados Unidos y Suramérica.

El Papa Pío XI beatificó a la Madre Cabrini en 1938 y el Papa Pío XII la canonizó en 1946. Ella se convirtió en la primera ciudadana estadounidense en ser canonizada.

Su muerte y canonización tuvieron una amplia cobertura del periódico arquidiocesano.

No fue una sorpresa que su muerte estuvo en la portada del número del 28 de diciembre de 1917 de New World, como era llamado en aquel entonces. El arzobispo George Mundelein celebró su misa de funeral en la capilla del Hospital Columbus. Su cuerpo fue entonces llevado a West Park, New York, donde ella fundó su primera institución en Estados Unidos.

Al momento de su muerte, había fundado 67 instituciones alrededor del mundo incluyendo el Hospital Columbus, Columbus Extension for the Poor en Lytle y Polk, y la Escuela Assumption en 319 W. Erie St., todos en Chicago.

El New World tuvo una gran cobertura del anuncio de su canonización en 1946, la canonización en sí misma y las celebraciones subsecuentes en Chicago.

El cardenal Samuel Stritch no asistió personalmente a la canonización en Roma, pero envió sacerdotes a representarlo, incluyendo el monseñor George Casey, un sub-postulador para la causa de ella y presidente de New World.

La canonización de la Madre Cabrini fue la primera después de la Segunda Guerra Mundial.

Las personas con frecuencia preguntaban a la santa donde obtuvo su dinero para financiar las instituciones, y ella respondía “Gastamos millones, pero no tenemos un centavo. Sacamos del Banco de la Providencia. Sus fondos son inagotables”.

La Madre Cabrini consideraba a Chicago su “hogar” en los Estados Unidos.

Las celebraciones de la arquidiócesis de la canonización de la Madre Cabrini culminaron en un Triduo de Misas en la Catedral del Santo Nombre en el otoño y una Hora Santa en el Soldier Field el 22 de septiembre de 1946 a la que asistieron más de 100,000 personas, incluyendo un joven Francis George, futuro arzobispo de Chicago. La Sociedad del Santo Nombre patrocinó el evento.

Este artículo fue publicado el 26 de julio de 2017 en Chicago Catholic y ha sido actualizado.

Advertising