Área de Chicago

En la Misa de Esperanza y Sanación se escucharon las voces de víctimas

By Ariane Moya
November 1, 2018

Asistentes a la misa. Foto: Denise Duriga/Católico

Por años, el padre Larry Dowling ha trabajado en contra del abuso cometido por el clero y apoyando a los sobrevivientes de dicho abuso. Dos de las parroquias a las que él ha sido asignado fueron afectadas grandemente por el abuso clerical. Al llegar a Santa Agatha, su parroquia actual, hace 12 años dijo a la comunidad: “He venido a participar en la Resurrección. Dios siempre está en medio buscando algo nuevo en las posibilidades”.

El 20 de octubre el padre Larry fue el encargado de celebrar la séptima Misa Anual de Esperanza y Sanación en la parroquia de la Sagrada Familia, en 1080 West Roosevelt Road. Esta misa es celebrada cada año en honor a las victimas sobrevivientes de abuso sexual por el clero. La parroquia de la Sagrada Familia ha sido por años un refugio para los sobrevivientes de abuso por el clero. Justo al lado de la parroquia está el Jardín de Sanación, un espacio simbólico que invita a la reconciliación, sanación, y la eventual libertad, construido no solo para los sobrevivientes y sus familias, sino también para toda la iglesia católica. 

El sacerdote animó a participar a los asistentes a la misa, quienes al compartir las historias de su propio abuso demostraban a otros la esperanza que hay y el acompañamiento que puede haber unos con otros.

“El 26 de septiembre de 2012, el Cardenal Francis George, celebró esta primera misa aquí en la parroquia de la Sagrada Familia” dijo Michael Hoffman, una víctima sobreviviente. “Desde ese tiempo algunos sobrevivientes, familias, sacerdotes, líderes de nuestra iglesia, los que están consternados por sanar, y los que quieren proteger a los niños de cualquier daño hemos participado en esto año tras año.”

 “Estoy agradecido con el Cardenal Cupich por seguir alentando este ministerio de alcance” agregó Hoffman, “al que todos deseamos ayudar a sanar las heridas causadas por el abuso clerical.”

 “Tengo 53 años y mi esposa y yo llevamos 24 años de matrimonio y tenemos dos hermosos hijos. Me mantengo como católico activo a pesar del abuso que tuve que soportar siendo un niño pequeño. Somos feligreses de Santa María del Bosque y criamos a nuestros hijos como católicos. Enviamos a nuestros hijos a la escuela católica” dijo Hoffman. “Reconozco que esta no es una decisión que muchos sobrevivientes tomarían, pero estas fueron las decisiones correctas para mí y mi familia. Mi abusador me quito tantas cosas, pero no le permití quitarme la fe”.

El sacerdote animó a los laicos a hacer relaciones que acompañen en el caminar de sanación. También recalcó que el perdón es muy importante, ya que lleva a la resurrección si caminamos juntos y animo a alzar la voz para que esto deje de suceder. Recalcó en su homilía que todos y cada uno de nosotros somos llamados a recibir el amor de Dios.

 Hoffman termino diciendo: “Quiero decirles a todos quienes pudieran haber sufrido de abuso siendo niño por algún sacerdote o por cualquier adulto en nuestra sociedad, que aquí estamos para ti. Te creemos y la sanación es posible. Hay recursos disponibles para ayudarte.”

La parroquia Sagrada Familia te invita a ser parte de su Círculo de Apoyo para la Paz cada tercer domingo del mediodía a 1:30 P.M. Caridades Católicas también ofrece servicios de consejería y manejo de casos gratuitos. Para más información puede llamar al (773) 922-7219.

Advertising