Área de Chicago

“No puedo imaginar mi vida sin inmigrantes latinos”: Obispo Marc Bartosic

By Joyce Duriga (Chicago Catholic)
September 7, 2018

Obispo electo Mark Bartosic celebra misa en la parroquia Assumption B.V.M., 2434 S. California Ave, Chicago, el 8 de julio. Foto: Karen Callaway/Católico

Cuando el obispo electo Marc Bartosic se mudó por primera vez a Chicago en 1983, él iba a hacer de la actuación su vocación para toda la vida.

Después de estudiar teatro en la universidad, se mudó aquí para actuar en una compañía de Shakespeare.

“Me encantó la ciudad”, dijo Bartosic. “También me encantó la iglesia de aquí”.

Criado en una familia católica con siete hijos, nunca dejó de asistir a misa.

“Íbamos a misa todos los domingos al menos que tuvieras temperatura de 105 grados”, dijo Bartosic. “Estoy muy agradecido por eso. Algunos de mis hermanos se han quejado de que eran forzados a ir a la iglesia así que ellos no forzaron a sus hijos, quienes en consecuencia no van a misa ahora”.

Al ir a misa en Chicago descubrió una iglesia católica mucho más diversa que la de Ashland, Ohio, donde él creció. Había solamente una iglesia católica en el pueblo.

“Aquí en Chicago conocí esta amplia gama de sacerdotes con diferentes estilos y diferentes dones”, dijo. “Yo había conocido solamente esta única parroquia con este sacerdote único durante toda mi juventud. Así que eso me puso a pensar en la iglesia y se volvió aún más preciada para mí de lo que había sido”.

Pero a medida que avanzaba a través de su década de 20 años, la actuación comenzó a perder su encanto.

“Creo que me di cuenta de que no era tan bueno y que podía, solo a través de la contrición, probablemente ser exitoso en esto. Podía terminar como un actor de 40 años que obtenía trabajo, pero solo porque todos los otros de 40 años habían renunciado”, dijo Bartosic.

A pesar de que era difícil ver apagarse la vida en la actuación por la cual había sacrificado tanto, él comenzó a mirar hacia la iglesia y el sacerdocio.

Bartosic comenzó a hablar a la oficina de vocaciones de la arquidiócesis y, en 1989, dio la noticia a su familia de que iba a ingresar al seminario.

“Esa fue una gran sorpresa para todos nosotros”, señaló Joan Bartosic, madre de Marc. “Le dije al sacerdote de nuestra parroquia y él me dijo que me mantuviera calmada y que no me emocionara mucho porque apenas estaba empezando”, mencionó Joan. “El tiempo ha pasado tan rápido. Parece como que apenas estuvimos en la ordenación donde se convirtió en sacerdote”.

Pero incluso cuando estaba tomando clases en Mundelein no estaba seguro de que tenía una vocación para el sacerdocio.

“Yo estaba dispuesto a dar el siguiente paso y ellos estaban dispuestos a trabajar conmigo”, dijo. “Ciertamente nunca me he arrepentido”.

No lo podía creer

Él estaba de vacaciones con algunos de sus compañeros de clases de Mundelein cuando el nuncio apostólico en los Estados Unidos, arzobispo Christophe Pierre, lo llamó para pedirle que se convirtiera en obispo el 23 de junio.

“Me quedé paralizado”, dijo Bartosic. “Simplemente no podía creer lo que estaba escuchando”.

No podía decirles a sus amigos porque solo se le permite compartir la noticia con un director espiritual o el cardenal Cupich.

“Estaba con tres de mis amigos más antiguos y más queridos y ellos decían ‘¿Qué pasa contigo?’ y yo tuve que decir, ‘Oh, no mucho’”.

Al igual que los hombres que han recibido la llamada antes, él preguntó si podía tener algo de tiempo para pensar y orar sobre su decisión. El arzobispo dijo que sí, pero no por mucho tiempo.

“Cuando hablé con él el domingo en la mañana, él estaba riéndose y dijo con su acento francés, ‘Si, pero por supuesto vas a decir que sí. No puedes decirle no al papa’”, dijo Bartosic.

Luego tuvo que esperar hasta el 3 de julio cuando la noticia se hizo pública.

Fue a ver a su madre en Ohio el día antes para decirle personalmente. Al día siguiente envío un correo electrónico a sus amigos y otros familiares.  

Joan Bartosic dice que ella estaba “atónita” cuando su hijo le dio la noticia. “Siempre lo he visto solo como un sacerdote de parroquia”, mencionó. 

Su hijo, Marc, siempre ha sido un niño independiente, cuidando de sí mismo. “Siempre hizo su tarea y fue un niñito responsable”, señaló Joan.

Bartosic es el penúltimo de siete hijos, seis niños y una niña. Un hermano falleció, al igual que su padre.

Servir a los latinos

Bartosic dijo que las muestras de apoyo de sus hermanos sacerdotes han sido “abrumadoras”. Él a su vez espera apoyarlos como obispo.

“Eres un obispo para tus sacerdotes y los sacerdotes cuidan del pueblo”, dijo Bartosic. “Los sacerdotes de parroquia necesitan el apoyo de sus obispos. Eso es lo que me emociona de convertirme en obispo. Quiero dar el apoyo a los sacerdotes de parroquia".

Cuando se le preguntó por un elemento relevante de su ministerio hasta ahora, dijo que servir a los latinos, especialmente a los inmigrantes latinos.

“Caí en ello porque estaba abierto desde mi primera asignación, pero no puedo imaginar mi vida sin inmigrantes latinos”, dijo. 

Con su asignación actual como director de Kolbe House, el ministerio de prisiones de la arquidiócesis, ahora se siente cercano a las personas detenidas, víctimas del crimen, personas que trabajan en correccionales y familias de los detenidos.

Trabajar con personas en los márgenes es importante para él, pero él no tenía una razón de peso para aceptar la asignación del ministerio de prisiones. Había estado en Cicero durante 16 años y estaba listo para una nueva asignación. Sabía que estaban buscando un nuevo capellán para el ministerio de prisiones porque el padre Arturo Pérez se estaba retirando.

“Parecía importante y desafiante”. Él no tenía una pasión por el ministerio de prisiones en el momento, pero estaba dispuesto a dar el salto.

“No soy una persona competitiva en absoluto,” señaló. Él no quiere tener que pelear a alguien por su trabajo.

“Esa es una razón por la cual me gusta el sacerdocio”, afirmó. “Cuando eres un actor todos quieren tu trabajo. Tengo una profesión donde nadie quiere mi trabajo así que la seguridad laboral es estupenda”.

 

Obispo Mark Bartosic

Edad: 57

Nacido en: Neenah, Wisconsin

Padres: Joan y el fallecido Dean Bartosic

Educación: St. Edward School, en Ashland, Ohio; Escuelas públicas de Ashland; Ashland University (licenciatura en teatro); y seminario  en University of St.Mary of the Lake/Mundelein Seminary.

Asignaciones: Pastor asociado en St. Agnes of Bohemia (1994-2000); Pastor en St. Frances of Rome, Cicero (2001-2016) y en Our Lady of Charity, Cicero (2009-2016); pastor en Assumption BVM (California Avenue) y director de Kolbe House Jail Ministry (de 2016 hasta la fecha).

Lema: “Ego ero ei in patrem” (“Yo seré su padre”)

Sede titular: Naratcata

Advertising