Área de Chicago

La música es mi forma de oración, dice Jackie Herrera

By Ariane Moya
June 27, 2018

Momentos del concierto de Jackie Herrera y el cantautor Jorge Rivera el 2 de junio en Nuestra Señora de Monte Carmelo, en Melrose Park. “Yo recuerdo mucho lo que dice San Juan Bosco, que una casa sin música es un cuerpo sin alma”, expresó Herrera a Católico. Foto: Karen Callaway/Católico.

A pesar de su juventud, Jackie Herrera tiene ya varios años cantando y componiendo canciones de fe y alabanza. Su talento como cantautora quedó plasmado en el álbum Civilización de Amor. Under Construction. Herrera, quien trabaja para la oficina de Formación por Vida de la Arquidiócesis de Chicago, nació en Durango, México, pero se mudó a los Estados Unidos siendo muy joven. Herrera participó junto al cantautor Jorge Rivera en un concierto el 2 de junio en Nuestra Señora de Monte Carmelo, en Melrose Park. Con esta presentación, los músicos dieron comienzo a un tour llamado We Believe/¡Hemos creído en el amor! Que esperan llevar a diferentes foros.

Los fondos recaudados por este concierto fueron destinados a un fondo de becas para enviar a jóvenes al Programa Nacional de Liderazgo Católico.

A continuación, la conversación que Jackie Herrera sostuvo con Católico.

¿Qué es la música para usted?

Primeramente, un regalo de Dios. Por medio de la música podemos expresar nuestras emociones, y en lo personal es como un oasis. Como cuando dicen “Vete a tu cuarto, cierra la puerta y ora.” Para mí la música es mi forma de oración.

¿Cómo comenzó a escribir canciones sobre la fe?

Durante las experiencias que he vivido de retiros, de estar involucrada en retiros juveniles, en la pastoral, y sobre todo en relación con Jesús como mi mejor amigo. Él ha sido quien me ha inspirado siempre.

¿Cómo pudo conectar la música con la evangelización en su vida?

En nuestra cultura latina tenemos una riqueza de música y la verdad me gustan muchos estilos: el mariachi, la música de diferentes países, el vallenato, el rock, y las baladas. A muchos, (Dios) nos ha regalado el talento para poderlo compartir a través del llamado que hemos recibido, pero siempre recordando el evangelio. Hay una cita bíblica que me gusta mucho donde Jesús hace el milagro de los cinco panes y los dos peces. Creo que a través de esta lectura Dios me decía que lo poco o lo mucho que tenga lo debo poner en sus manos; porque muchas veces sentí que no tenía el suficiente talento para cantar o para tocar un instrumento.

¿Qué nos puede transmitir la música para evangelizar?

Yo recuerdo mucho lo que dice San Juan Bosco, que una casa sin música es un cuerpo sin alma. Creo que la música nos mueve y nos conecta. Si somos como herramienta de evangelización usados por el Espíritu Santo el resultado es algo inimaginable.

¿De qué manera ha sido la música un medio de evangelización para usted?

Siempre doy gracias a Dios por inspirarme en seguir cantando para Él y por servir en mi comunidad de San Donato en el coro. En el ministerio sirviendo en retiros, en la oración al santísimo, y en eventos de música católica. A través de la música siempre llevando el mensaje de amor, unidad, y esperanza.

¿Por cuánto tiempo ha evangelizado a través de la música?

A partir del 2002 comencé en un ministerio que se llamaba Menos Tres y los conocí en un retiro de EVAE, que fue mi primer retiro. Ellos me invitaron a participar en el ministerio y me desenvolví más en la música. Después continué en grupo de Jornadas participando en los momentos de retiro, de oración, y también un tiempo con Jorge Rivera. Después participé en un proyecto que se llama 10 Talentos con el productor de Alfareros. 

¿Cuál de sus canciones diría que es la favorita de la gente?

Es la de “Nadie como tú” que es una baladita que nace en un momento difícil de mi vida y a través de esta canción pude sanar ese momento.

Advertising