Área de Chicago

Cielo Abierto es una experiencia de Dios a través de la música

By Ariane Moya
June 27, 2018

Miembros del grupo Tribeza, de Chicago, participaron en la noche de adoración. Foto: Karen Callaway/Católico.

El sábado 16 de junio se llevó a cabo el concierto de Cielo Abierto en el Copernicus Center en Chicago. Un grupo de artistas viajó desde México para traer su mensaje de evangelización a través de la adoración al Santísimo. La gente que asistió al concierto gozó de un evento que fue incluyente para todas las edades. Los participantes en este evento han podido llevar su música a millones de almas en 18 países. Católico pudo hablar con Pedro González, director de Cielo Abierto y Cristal Domínguez, ambos son los organizadores de este proyecto.

¿Qué es Cielo Abierto?

Pedro: Una relación muy íntima con Jesús Eucaristía. Esta experiencia la hemos ido llevando a través de varios países. Consiste en cinco noches de adoración y reflexión en su palabra. Terminamos con un evento grande donde se ocupa toda la tecnología, pantallas gigantes, luces robóticas, un escenario enorme, y sonido muy bueno donde compartimos la experiencia de músicos adoradores. Cielo Abierto es una experiencia de Dios a través de la música.

¿Cómo comenzó Cielo Abierto?

Cristal: Comenzó en la intimidad de la adoración eucarística dentro de nuestra parroquia. Veíamos que Dios estaba dando una gracia y que empezaba a llegar gente de diferentes partes de la República Mexicana. Esto creció tanto que le pedimos al cardenal permiso de multiplicar la experiencia de las noches de adoración por toda la arquidiócesis, y nos lo autorizaron él y los obispos. Empezamos a viajar a otros países y con el tiempo tocó el corazón de varias personas. Así es como esta misión lleva ya casi nueve años evangelizando a través de todo Latinoamérica y primero Dios el año que entra empezaremos en Europa.

¿Qué es la música para ustedes?

Pedro: La música primero es un lenguaje universal y para nosotros en lo particular es el instrumento que usó Dios para llamarnos y acercarnos a él. A su vez nosotros también usamos la música para tocar muchos corazones porque la música es muy poderosa. Cuando la música lleva la palabra de Dios tiene un poder muy grande en la gente. Hemos visto grandes testimonios en cada concierto tan grandes que cambian las vidas de las personas.

¿Cómo comenzaron a escribir canciones sobre la fe?

Pedro: Nosotros cantábamos de toda la vida y hemos sido católicos muy activos ya que de parte de nuestras familias nos inculcaron ser líderes en la iglesia. Desde nuestra juventud ya componíamos canciones para Dios sin saber que después íbamos a estar cantando en otras partes del mundo. Esto nació porque es algo que Dios va inspirando en el corazón y seguimos porque Dios inspira. Nos sentimos agradecidos con él y queremos compartir lo que ha hecho en nuestras vidas por eso seguimos componiendo.

¿Cómo han podido conectar la música con la evangelización en su vida?

Pedro: Ha sido muy natural porque siempre nos ha gustado la música. La fe era muy natural porque de parte de mi familia ellos ya evangelizaban. Entonces crecimos con las dos partes, juntamos las dos cosas y empezamos a trabajar a través de la música.

¿Qué puede transmitir la música para evangelizar qué otras artes no podrían?

Pedro: Se conecta con el alma, no solamente con las emociones. Apagamos todas las luces cuando estamos frente al Santísimo y sólo se ve Él. La gente contempla el Santísimo, recibiendo a través de la música todo lo que el señor les quiere ir dando.

Advertising