Área de Chicago

La hermana Glenda evangeliza a través de la música

By Ariane Moya
May 30, 2018

La Hermana Glenda se presentó en un concierto benéfico en la parroquia St. Michael en Orland Park el 19 de mayo. Foto: Karen Callaway/Católico

La hermana Glenda, una cantautora chilena reconocida internacionalmente por sus canciones que hablan de fe, se presentó en concierto en la parroquia St. Michael, (14327 Highland Ave.) en Orland Park el 19 de mayo.

La hermana Glenda ha llevado su mensaje por todo el mundo, lo mismo ha cantado para el papa Juan Pablo II en Canadá que para mujeres en una prisión de Chile, y ha grabado una docena de discos que le han dado el reconocimiento como una de las principales exponentes del género.

Antes de su concierto en la parroquia St. Michel, la hermana Glenda habló con Católico.

¿Qué es la música para usted?

La música para mí es un lenguaje de Dios. Lo usa la mamá cuando se comunica con nosotros y el niño antes de hablar murmulla. La música me parece espectacular para hablar de Dios y para comunicarse con Dios.

¿Como comenzó a escribir canciones sobre la fe?

Yo siempre he cantado y he compuesto canciones para mi peluche, mi mascota, y luego para mi novio. Como soy de Chile, la protesta era un género que se dio contra la dictadura de Pinochet. Participé en todos esos movimientos juveniles de canciones sociales contra la dictadura. Mi música tomó otro carisma porque encontré a Jesús, sentí su amor, su presencia, y entendí muchas cosas.

¿Cuál es su inspiración?

Siempre hago lectio divina, que es un método muy antiguo de oración. Se lee la Biblia despacio y el Espíritu Santo te toca el corazón.

¿Qué significó para usted cantar mientras el papa Juan Pablo II distribuía la comunión?

Fue un regalo, porque hasta ese momento había estudiado teología, filosofía, y psicología. Nunca estudié música y para mí fue una gran sorpresa cuando me pidieron cantar en la Jornada de la Juventud en Toronto (en 2002). De pronto en el tiempo de la comunión suena una sola guitarra y en español. Parecía estar en el cielo porque sentía que me escuchaba un santo y fue un regalo grande.

¿Qué la llevó a evangelizar a través de la música?

Luego de Toronto me invitaron a muchas partes del mundo. Cuando Dios quiere algo de ti te lo hace desear, pero en el caso de la música Dios empezó a llamarme por la llamada de otras personas. Hice un discernimiento para ver si esto realmente era de Dios y me dediqué completamente a la evangelización a través de la música.

¿Por cuánto tiempo ha evangelizado a través de la música?

Saqué el primer disco en el 1998 y van a ser 20 años desde que saqué ese disco. Mi música está en muchos países que yo nunca he ido y se regó sola. Nunca he ido a El Salvador y cantan mi música, pero algún día iré a cantar.

¿Cómo ha respondido la gente a este mensaje?

Los que van a escuchar la palabra de Dios se conectan con Dios. Una señora me dijo en Detroit que cruzó el desierto y la abandonaron los coyotes. En ese momento se recordó de las palabras “¿Por qué tengo miedo si nada es imposible para ti?” Cuando la vi todavía tenía el hueso salido de tanto gatear, pero encontró en una canción la fuerza para caminar. Es sacrificado viajar, pero igual es lindo por todas las cosas que Dios hace.

Conforme se aproxima el momento del concierto, la hermana Glenda nos deja sus palabras de despedida:

“Religión significa religar y religar es volver a unir a Dios con el hombre. La música para mí es muy buen instrumento para que la persona vuelva a religarse con Dios.”

Advertising