Área de Chicago

Ocho nuevos sacerdotes para la Arquidiócesis de Chicago

By Redacción Católico
May 1, 2018

Ocho nuevos sacerdotes para la Arquidiócesis de Chicago

La Arquidiócesis de Chicago dará la bienvenida a ocho nuevos sacerdotes el 19 de mayo. Ellos provienen de Colombia, México, Polonia y de la arquidiócesis misma, con un rango de edades de 25 a 50 años. Los hombres, que asumirán sus nuevas asignaciones el 1 de julio, han recorrido caminos variados hacia la ordenación. Conózcalos, y únase a Católico para felicitarlos.
Misabet García Gil nació en Cuernavaca, México y tiene 50 años. Su primera asignación es en St. Paul, Chicago Heights. García Gil cuenta con títulos de maestría en ingeniería industrial y química en México y asistió a la Universidad de Santa María del Lago/ Seminario de Mundelein y al Seminario Regional St. Vincent de Paul.
Agustín Garza Candanosa nació en Monterrey, México y tiene 42 años. Su primera asignación es en St. Gall. Tiene estudios de pregrado de la universidad en México. También asistió al Seminario de Monterrey en México y a la Universidad de Santa María del Lago/ Seminario de Mundelein. Su primera misa es el 20 de mayo a las 12:30 p.m. en St. Gall, Calle 55th y Kedzie Ave.
Robinson Ortiz nació en Landázuri, Colombia y tiene 27 años. Su primera asignación es en St. Joseph, Libertyville. Su educación incluye primaria y secundaria en Colombia, el Seminario Mayor de Bogotá y la Universidad de Santa María del Lago/ Seminario de Mundelein. Su primera misa es el 19 de mayo a las 5 p.m. en la parroquia St. Juliana.
Charlie Plovanich nació en Chicago y tiene 25 años. Su primera asignación es en el Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe. Asistió a la escuela Queen of Angels, el Seminario Preparatorio Quigley, la Escuela Secundaria St. Patrick, el Seminario St. Joseph College y a la Universidad de Santa María del Lago/ Seminario de Mundelein. Su primera misa es el 20 de mayo a las 11 a.m. en la parroquia Queen of Angels, 2330 W. Sunnyside Ave.
Lukasz Pyka nació en Bytom, Polonia y tiene 34 años. Su primera asignación es en la parroquia St. Ferdinand. Su educación incluye la escuela primaria y secundaria en Polonia, el Seminario Opole y la Universidad de Santa María del Lago/ Seminario de Mundelein. Su primera misa es el 20 de mayo a las 11:30 a.m. en St. Stephen, Deacon and Martyr, Tinley Park.
Jesús Romero Galán nació en Xalapa, México y tiene 33 años. Su educación incluye escuela primaria y secundaria y pregrado de la universidad en México y la Universidad de Santa María del Lago/ Seminario de Mundelein. Su primera misa es el 19 de mayo a las 5:30 p.m. en St. Sylvester, 2915 W. Palmer St.
Christian K. Shiu nació en Chicago y tiene 29 años. Su primera asignación es en St. Gilbert, Grayslake. Estudio en la Escuela Católica China St. Therese, la Academia Kenwood, la Escuela Secundaria Hyde Park, la Universidad DePaul y la Universidad de Santa María del Lago/ Seminario de Mundelein. Su primera misa es el 20 de mayo a las 10:30 a.m. en la Iglesia Católica China St. Therese, 218 W. Alexander St.
Jesús Emanuel Torres-Fuentes nació en Jalapa, México y tiene 39 años. Su primera asignación es en la parroquia St. Juliana. Obtuvo su educación de primaria y secundaria y pregrado de la universidad en México y también asistió a la Universidad de Santa María del Lago/ Seminario de Mundelein. Su primera misa es el 19 de mayo a las 5 p.m. en Santa María del Popolo, Mundelein.

La Arquidiócesis de Chicago dará la bienvenida a ocho nuevos sacerdotes el 19 de mayo. Ellos provienen de Colombia, México, Polonia y de la arquidiócesis misma, con un rango de edades de 25 a 50 años. Los hombres, que asumirán sus nuevas asignaciones el 1 de julio, han recorrido caminos variados hacia la ordenación. Conózcalos, y únase a Católico para felicitarlos.

 

Misabet García Gil, 50 años

Primera asignación: St. Paul, Chicago Heights

Nació en: Cuernavaca, México

Educación: Títulos de maestría en ingeniería industrial y química en México; Universidad de Santa María del Lago/ Seminario de Mundelein; Seminario Regional St. Vincent de Paul

Padres: finada Concepción Gil García y el finado José Santos García Martínez

Primera misa: Aún por determinar

Misabet García Gil tenía 17 años cuando sintió por primera vez el llamado al sacerdocio, pero su padre no quería que fuera al seminario. Como uno de los 10 hijos de la familia, necesitaba seguir una carrera profesional. García se convirtió en ingeniero industrial y trabajó en diferentes puestos, incluyendo supervisor de calidad en Bridgestone Firestone de México. También enseñó matemáticas, física y química en la Universidad de Morelos de Cuernavaca.

En 2009, visitó a su hermana en Chicago, y ella le habló de Casa Jesús, la casa arquidiocesana de discernimiento para hombres de países de habla hispana.

“Ella me preguntó si todavía quería ser sacerdote”, escribió él en un correo electrónico. “Yo le dije ‘sí’. Creo que el llamado de Dios era muy fuerte dentro de mis oídos porque ese mismo día visité Casa Jesús y comencé un retiro durante tres días. Y finalmente, ingresé a Casa Jesús en agosto de 2010”.

Ha estudiado en el Seminario de Mundelein y en el Seminario Regional St. Vincent de Paul en Florida.

 

Agustín Garza Candanosa, 42 años

Primera asignación: St. Gall

Nació en: Monterrey, México

Educación: Pregrado de la universidad en México; Seminario de Monterrey, México; Universidad de Santa María del Lago/ Seminario de Mundelein

Padres: Dolores Candanosa y el finado Heribota Garza

Primera misa: 20 de mayo a las 12:30 p.m. en St. Gall, Calle 55th y Kedzie Ave.

Agustín Garza Candanosa dijo que no hay nada inusual en que él sea católico, ya que nació en un país donde la mayoría se identifican como católicos. Pero, dijo, hubo tres factores adicionales que le ayudaron a discernir su vocación al sacerdocio.

Primero, fue criado en una familia que practicaba la fe y fomentó la moral católica y los valores religiosos. Segundo, asistió a una escuela católica marista. “Estoy profundamente agradecido con los hermanos maristas, porque me proporcionaron un ambiente adecuado para crecer en mi fe”, escribió en un correo electrónico.

Tercero, su hermano también es sacerdote. “Desde el año 1985 cuando mi hermano decidió unirse al Seminario de Monterrey yo de alguna manera también me involucré y me sentí atraído también a la vida en el seminario”, dijo Garza.

Eso no significó que su proceso de discernimiento fuera sencillo. Después de culminar sus estudios en filosofía en el seminario en Monterrey en 2000, decidió tomar un receso y seguir una carrera en psicología. No fue hasta 2011 que decidió regresar al seminario y en 2012 se mudó a la Arquidiócesis de Chicago.

 

Robinson Ortiz, 27 años

Primera asignación: St. Joseph, Libertyville

Nació en: Landázuri, Colombia

Educación: Primaria y secundaria en Colombia, Seminario Mayor de Bogotá, Universidad de Santa María del Lago/ Seminario de Mundelein

Padres: Julieta Hernández y Roberto Ortiz

Primera misa: 19 de mayo a las 5 p.m. en la parroquia St. Juliana

Robinson Ortiz nació en un pequeño pueblo donde un sacerdote venía a celebrar misa solamente una vez al mes. Aun así, él sabía desde los 7 años que estaba llamado al sacerdocio.

“Desde que era niño vi el enorme trabajo que los sacerdotes hacían por mi comunidad y cómo ayudaban a las personas a integrar sus vidas diarias y espirituales”, escribió Ortiz en un correo electrónico. “Recuerdo que, cuando tenía 8 años, llamé a todos a los niños de mi pueblo para ir a la capilla del pueblo a rezar. Celebré la ‘misa’ para ellos y por comunión les di galletas”.

Su familia se mudó a Bogotá cuando tenía 11 años y pudo convertirse en monaguillo en su parroquia. Ingresó al seminario después de la escuela secundaria. Mientras estaba allí, presentó un programa de radio producido por el seminario y sirvió como director de una estación de radio en línea para la oficina de vocaciones de la Arquidiócesis de Bogotá.

Dejó el seminario para trabajar por un año en 2012, enseñando filosofía, religión, ética y derechos humanos en una escuela secundaria privada. En 2013, se mudó a la Arquidiócesis de Chicago e ingresó a Casa Jesús, y al año siguiente se inscribió en el Seminario de Mundelein.

 

Charlie Plovanich, 25 años

Primera asignación: Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe

Nació en: Chicago

Educación: Escuela Queen of Angels, Seminario Preparatorio Quigley, Escuela Secundaria St. Patrick, Seminario St. Joseph College, Universidad de Santa María del Lago/ Seminario de Mundelein

Padres: Dorothy Rexer y Dan Plovanich

Primera misa: 20 de mayo a las 11 a.m. en la parroquia Queen of Angels, 2330 W. Sunnyside Ave.

Charlie Plovanich sintió por primera vez el llamado al sacerdocio cuando estaba en secundaria. Comenzó su carrera de escuela secundaria en el Seminario Preparatorio Quigley e iba a la Catedral del Santo Nombre todos los días después de la escuela para rezar.

“Oraba tres Padres Nuestros, tres Ave Marías y tres Glorias mientras me arrodillaba al costado del enorme edificio”, dijo Plovanich. “De la relación viene la vocación: eso es verdad de cada vocación.”

Quigley cerró después de su primer año, así que Plovanichh se transfirió a la Escuela Secundaria St. Patrick e ingresó al Seminario St. Joseph College cuando se graduó.

Plovanich dijo que un verano que pasó en el orfanato Nuestros Pequeños Hermanos en Miacatlán, México, tuvo un gran impacto en él. “Regresé como diácono a visitar a los niños y planeo visitarlos otra vez como sacerdote para celebrar misa para ellos, señaló.

 

Lukasz Pyka, 34 años

Primera asignación: Parroquia St. Ferdinand

Nació en: Bytom, Polonia

Educación: Escuela primaria y secundaria en Polonia, Seminario Opole, Universidad de Santa María del Lago/ Seminario de Mundelein

Padres: Iwona (Kalus) y Andrzej Pyka

Primera misa: 20 de mayo a las 11:30 a.m. en St. Stephen, Deacon and Martyr, Tinley Park

Lukasz Pyka estudio tecnologías de la internet y economía en Polonia por tres años, trabajando como administrador de red durante un año antes de ingresar al seminario a los 26 años. “En Polonia llamamos a eso una vocación tardía”, dijo Pyka.

Dijo que comenzó a sentir que fue llamado a ser sacerdote durante sus años en la universidad.

“Comencé a sentir que yo literalmente tenía el llamado en mi corazón a ser sacerdote”, señaló. “No puedo explicar este sentimiento, pero sabía que esto es lo que Dios quiere que haga”.

Debido a que comenzó el seminario en Polonia y luego vino a Chicago, su formación sacerdotal ha tomado nueve años; tres en Polonia, dos aprendiendo inglés en Chicago, y cuatro años de teología en Mundelein.

 

Jesús Romero Galán, 33 años

Primera asignación: A ser determinado

Nació en: Xalapa, México

Educación: Escuela primaria y secundaria y pregrado de la universidad en México, Universidad de Santa María del Lago/ Seminario de Mundelein

Padres: Margarita Galán y Manuel Romero Gómez

Primera misa: 19 de mayo a las 5:30 p.m., St. Sylvester, 2915 W. Palmer St.

La madre de Jesús Romero Galán lo consagró a Dios cuando fue bautizado. Fue un bautizo de emergencia, ya que estaba enfermo y en peligro de muerte.

“Me llamó Jesús como un compromiso con Dios”, dijo Romero. “Ella prometió que si recuperaba mi salud ella apoyaría cualquier cosa que él quisiera para mi vida”.

Romero creció como un fiel católico, pero no tenía planes para el sacerdocio. En 2003, él y su novia estaban hablando de casarse para finales del siguiente año. Pero luego, debido a su trabajo en el ministerio para jóvenes, su pastor lo invitó a un retiro para hombres jóvenes considerando el sacerdocio.

“Acepté la invitación por consideración a mi pastor”, dijo. “Fui al retiro. Lo único que puedo decir de ello es que me enamoré de Dios”.

“Con la gracia de Dios dejé todo, convencido que Dios me estaba llamando”, comentó Romero. "Tengo que confesar que no fue fácil, especialmente cuando llegó el momento de comunicar mi decisión a mi novia”. 

Comenzó estudios en el seminario de la Arquidiócesis de Xalapa, pero sintió el llamado a ser misionero. Fue aceptado por dos congregaciones de misioneros, pero la arquidiócesis le negó el permiso para irse. Luego de mudarse a un seminario cerca de la Ciudad de México, recibió una invitación para venir a Chicago.

 

Christian K. Shiu, 29 años

Primera asignación: St. Gilbert, Grayslake

Nació en: Chicago

Educación: Escuela Católica China St. Therese, Academia Kenwood, Escuela Secundaria Hyde Park, Universidad DePaul, Universidad de Santa María del Lago/ Seminario de Mundelein

Padres: Mona (Wong) y Maurice K. Shiu

Primera misa: 20 de mayo a las 10:30 a.m., Iglesia Católica China St. Therese, 218 W. Alexander St.

Christian Shiu no fue criado católico, pero aprendió acerca de la fe y comenzó a sentirse conectado con ella cuando asistió a la Escuela Católica China St. Therese.

“Para el momento en que estaba en octavo grado sentí un fuerte llamado al servicio”, escribió en un correo electrónico. “Durante mis años en secundaria, me pasó por la mente la idea de convertirme en un oficial de policía de Chicago, y esta idea se quedó conmigo por algún tiempo”.

Cuando era estudiante de tercer año en la Universidad de DePaul, se convirtió en católico y comenzó a asistir a misa diariamente en St. Therese. Después de misa, trabajaba como voluntario en la oficina parroquial y ayudando al pastor, el padre Francis Li.

“El padre Francis se convirtió en un gran mentor y me mostró lo que significa ser un sacerdote”, dijo Shiu. “Me llevaba con él al hospital cuando iba a consagrar feligreses, tuve la oportunidad de servir para él en misas de funeral y pude acompañarlo al cementerio para el entierro.”

Shiu bautizó a su madre en la iglesia en la Vigilia de Pascua el 31 de marzo.

 

Jesús Emanuel Torres-Fuentes, 39 años

Primera asignación: Parroquia St. Juliana

Nació en: Jalapa, México

Educación: Escuela primaria y secundaria y pregrado de la universidad en México, Universidad de Santa María del Lago/ Seminario de Mundelein

Padres: Ana Maria Fuentes Trevino

Primera misa: 19 de mayo a las 5 p.m. en Santa María del Popolo, Mundelein

Jesús Emanuel Torres-Fuentes pasó cinco años en la universidad estudiando para enseñar español. Dice que mientras estaba en la escuela fue a un retiro donde se dio cuenta que se había alejado de su relación con Dios.

“[Dios] me hizo recordar que a la edad de 8 años servía como monaguillo en tres o cuatro misas cada fin de semana”, dijo. “De hecho, el pastor de mi parroquia iba a otros pueblos pequeños a celebrar misa y yo iba con él como monaguillo”.

Él recuerda una vez cuando las campanas comenzaron a sonar y un grupo de hombres de la parroquia que visitaban dispararon cohetes para dar la bienvenida al sacerdote.

Después de ese retiro, comenzó a trabajar en catequesis de adultos y ministerio juvenil en la parroquia, y como lector y servidor del altar. Él estaba sirviendo en el altar cuando, durante la consagración, fue llamado a ser sacerdote.

“Escuche una voz profunda y fuerte que me dijo ‘sé un sacerdote’ y yo respondí, ‘Sí, quiero ser un sacerdote’”, señaló.

Después de terminar su título universitario, ingresó al seminario menor en Jalapa. Después de cuatro años allí, planeó tomar un receso y trabajar durante dos años. Fue durante este tiempo que vino a Chicago a visitar a un primo durante un mes. Durante ese tiempo, asistió a misa diariamente en La Villita. A su tercer domingo, se le acercó un acomodador, “hombre blanco de 30 años con barba”, que le preguntó si había considerado el sacerdocio y le habló de Casa Jesús.

“En Chicago, por primera vez una persona laica me invitaba a ser sacerdote”, relató Torres-Fuentes. “Realmente me gustaría encontrarlo otra vez y agradecerle en persona por ser el puente entre Dios y la voluntad de Dios en mi vida. Espero que cuando vea mi foto, me recuerde”.

Advertising