Área de Chicago

Estudiantes de escuelas católicas ofrecieron oraciones por la paz

By Joyce Duriga y Michelle Martin (Chicago Catholic)
March 28, 2018

Estudiantes de escuelas católicas ofrecieron oraciones por la paz

Estudiantes de docenas de escuelas primarias y secundarias católicas en la Arquidiócesis de Chicago se sumaron al día de paro nacional que convocó a salir del salón de clases el 14 de marzo, para recordar el tiroteo mortal ocurrido en la secundaria Marjory Stoneman Douglas en Parkland, Florida, un mes antes, que costara la vida a 17 estudiantes y personal de la escuela.
Estudiantes de la escuela secundaria Leo y Saint Sabina Academy se unieron a estudiantes de la escuela chárter Perspective el 14 de marzo. Foto: Karen Callaway
Estudiantes de la escuela secundaria Leo y Saint Sabina Academy se unieron a estudiantes de la escuela chárter Perspective el 14 de marzo. Foto: Karen Callaway
Denae Cervantes y Leilani Delvalle, estudiantes de octavo grado en la escuela católica St. Helen, crearon avisos sobre la paz el 13 de marzo para exhibir en la escuela e iglesia al día siguiente. Foto: Karen Callaway
Sophia Marshek y Zain Javan, alumnos de séptimo grado de la escuela St Helen trabajan en sus pancartas el 13 de marzo. Foto: Karen Callaway
Víctor Martínez, estudiante del último año en la secundaria St. Rita of Cascia, participa en las Estaciones de la Cruz el 14 de marzo. Comenzaron en su capilla y luego procedieron hacia afuera para una marcha a lo largo de la avenida Western con avisos y cruces llamando a parar la violencia. Foto: Karen Callaway

Estudiantes de docenas de escuelas primarias y secundarias católicas en la Arquidiócesis de Chicago se sumaron al día de paro nacional que convocó a salir del salón de clases el 14 de marzo, para recordar el tiroteo mortal ocurrido en la secundaria Marjory Stoneman Douglas en Parkland, Florida, un mes antes, que costara la vida a 17 estudiantes y personal de la escuela.

Los eventos, que en su mayoría tuvieron lugar a las 10 a.m., expresaron de varias maneras tristeza por las víctimas y esperanza por la paz. Las actividades que fueron organizadas por las escuelas católicas también se enfocaron en oraciones por las víctimas y por la paz en nuestra ciudad y nación.

Cole Yates, un estudiante del último año en la Escuela Secundaria Católica Leo, (7901 S. Sangamon St.), se unió a sus compañeros de clases para caminar al cercano parque Renaissance, cerca de la calle 79 y la avenida Racine, en el vecindario de Auburn Gresham. Los estudiantes de Leo se encontraron en el parque con estudiantes de la Academia St. Sabina, (7801 S. Throop St.), y la Escuela charter Perspectives.

Yates dijo que fue importante participar porque “con toda la violencia con armas que está ocurriendo alrededor, queremos detenerla y unirnos como personas”.  

Durante el evento, los estudiantes dieron breves testimonios sobre la necesidad de tener paz. Llevaron pancartas hechas a mano y sostuvieron globos blancos y rojos con los nombres de personas fallecidas. Un globo azul llevó el nombre del comandante de la Policía de Chicago asesinado, Paul Bauer.

“Me entristeció que el acto (la masacre del 14 de febrero) no fuera detenido y muchos padres perdieran a sus hijos ese día” dijo Yates. “Pudimos haber sido nosotros y mi mamá y papá hubieran estado atemorizados por mí también. Necesitamos ser más enérgicos con las armas”.

Su compañero de último año en Leo, Khalil Miller, estaba impactado por el tiroteo en Parkland, Florida, que fue la balacera que más más víctimas fatales ha cobrado en una escuela de Estados Unidos desde que 26 personas fueran asesinadas en la escuela primaria Sandy Hook en Newtown, Connecticut, el 14 de diciembre de 2012.

“Estaba impactado, pero a la misma vez no estaba sorprendido porque nuestra nación no ha estado en su sano juicio en los últimos tiempos”, dijo Miller. “Escuchar acerca de cosas locas en las noticias es casi común. Fue una tragedia. La gente siempre dice que esto no te sucederá a ti, que esto no me sucederá a mí, pero nunca sabes”.

Por su parte, los estudiantes de Loyola Academy en Wilmette salieron al campo de futbol mientras la banda de la escuela tocaba “An American Elegy”, una composición dedicada a aquellos que perdieron sus vidas en la Escuela Secundaria Columbine, donde dos estudiantes asesinaron a 13 personas y luego se suicidaron en 1999. Los estudiantes se alinearon en la pista mientras el reloj del marcador hizo el conteo regresivo de 17 minutos. Cada minuto, el nombre y la edad de una de las víctimas de Parkland fue leído.

En la Escuela Secundaria St. Rita, en 7740 S. Western Ave., los estudiantes organizaron las Estaciones de la Cruz con un enfoque en la violencia y la seguridad de las escuelas, con las cuatro primeras estaciones al aire libre.

“El enfoque principal de los eventos de hoy es tener presente a las víctimas de la violencia”, dijo el estudiante del último año Connor Cahill, uno de los organizadores. “Pero especialmente nos vamos a enfocar en la seguridad de las escuelas. St. Rita es un lugar especial para mí. Tenemos una cosa realmente grandiosa aquí y queremos correr la voz sobre la seguridad en las escuelas, especialmente la intimidación cibernética.”

Los estudiantes y los miembros de la comunidad Agustiniana tomaron turnos llevando una viga de madera durante las estaciones.

“Con todo lo que está sucediendo en los medios y en nuestro país en general, esta es una gran oportunidad para nosotros poner nuestra fe adelante”, comentó el estudiante del último año Louis Cox, un organizador.

Los estudiantes también tomaron el liderazgo en la Escuela Secundaria Católica Carmel en Mundelein, con un estudiante de justicia social llamando a un paro comenzando a las 10 a.m. Se pidió a los maestros seguir –no liderar– a sus alumnos al jardín Mary, donde los estudiantes y la facultad oraron durante 17 minutos.

Las escuelas primarias también participaron en la actividad.

En la escuela St. Viator, 4140 W. Addison St., los estudiantes comenzaron su día el 14 de marzo con un servicio de oración por la paz al frente de la puerta de la escuela.

Cuando sonó la campana de apertura a las 8 a.m., la directora Colleen Brewer dirigió a los estudiantes en el juramento a la bandera y luego en un servicio de oración.  

Los estudiantes oraron por la paz en el mundo, en la ciudad y en su escuela, y recitaron la Oración de San Francisco. Luego, mientras los estudiantes en la asamblea y los padres oraban el rosario, los estudiantes tomaron turnos para ayudar a plantar narcisos en macetas.

“Queríamos hacer que algo hermoso creciera”, señaló Brewer.

El servicio tenía la intención de permitir que los estudiantes mayores expresaran sus preocupaciones acerca de la violencia con armas de una manera que no fuera muy atemorizante para los estudiantes de preescolar, algunos tan pequeños como los 3 años.

“Esta escuela ha estado en esta comunidad durante más de 100 años”, dijo Sara Yost, quien tiene niños en quinto, cuarto y primer grado. “Esta es otra manera de mostrar que es parte de la comunidad”.

Vianney Galarza, que tiene hijos en quinto y sexto grado en St. Viator, dijo que el servicio de oración dio a los estudiantes una oportunidad de expresar sus preocupaciones.

“Sienten que su voz está siendo escuchada”, dijo Galarza.

En la escuela St. Helen, 2347 W. Augusta Blvd., los estudiantes de escuela intermedia tomaron el liderazgo para planear un paro. Los miembros de la Sociedad Nacional de Honor Junior pasaron la hora del almuerzo el 13 de marzo haciendo pancartas para mostrarlas en el patio de la escuela al día siguiente.

La estudiante de octavo grado Nina Aurelio dijo que ella tenía tres metas para el paro: primero, promover la paz en la escuela, en la ciudad y en el mundo; segundo, presionar para el control de las armas con la esperanza de reducir el número de tiroteos; y tercero, observar luto con todas las familias que ha perdido seres queridos por la violencia con las armas.

La maestra Elizabeth Stefanik dijo que Nina Aurelio se acercó a ella para preguntar qué iba a hacer la escuela después del tiroteo en Stoneman Douglas. Stefanik llevó su pregunta al director, quien dio permiso a los estudiantes de la escuela intermedia para planear el paro.

Stefanik, que enseña lenguaje y literatura en la escuela intermedia, dijo que los estudiantes estaban perturbados por el tiroteo en Stoneman Douglas, en el cual siete de los estudiantes asesinados tenían tan solo 14 años de edad. 

La escuela tuvo un consejero de duelo que llegó y habló con los estudiantes después del tiroteo, señaló Stefanik. Llevar a cabo el paro fue otra manera de ayudar a los estudiantes a responder.

“Creo que es importante darles la oportunidad para expresarse”, mencionó.

“Espero que la gente pueda finalmente ver que hay necesidad de más control de la violencia con las armas”, dijo la estudiante de séptimo grado Sophia Marshek.

Mia Dusenberry, estudiante de octavo grado, dijo que las escuelas deben abordar la violencia con sus estudiantes.

“Algunos padres podrían querer proteger a sus hijos de saber lo que sucedió en Florida,” señaló. “Pero ellos van a saber sobre ello”.

Su compañera de clases Rosealina Cano dijo que es mejor que aprendan acerca de eso en su escuela, donde se sienten seguros y amados.

Ella y el resto de los estudiantes de la escuela intermedia dicen que aprovechan la oportunidad de liderar la respuesta de la escuela al tiroteo y esperan que estudiantes más jóvenes sigan su ejemplo.

“Ellos van a pensar que ellos pueden hacer esto también”, dijo Rosealinda.

Advertising