Área de Chicago

Los feligreses de St. Frances of Rome en Cícero tienen una parroquia renovada

By Redacción Católico
March 28, 2018

El padre Paul Stein, celebra misa en la iglesia recién remodelada el 18 de marzo. La misa del domingo en español a las 12:30 atrae a 450 feligreses aproximadamente. Foto: Karen Callaway/Católico

El año pasado, cuando el padre Mark Bartosic llamó a la comunidad de St. Frances of Rome, en Cicero, a recaudar fondos para remodelar su parroquia, los feligreses, en su mayoría hispanos, respondieron con un entusiasmo que rebasó las expectativas.

Cuando el padre Bartosic fue asignado a Assumption B. V. M., el relevo de este proyecto fue tomado por el párroco Paul Stein, quien habló con Católico sobre las remodelaciones, que concluyeron en diciembre con un costo total de $700,000.

Las mejoras, hechas con aportaciones de los parroquianos y con un préstamo de la Arquidiócesis, incluyen un nuevo equipo de sonido, sistema de iluminación LED, y un aspecto más acogedor, pues se removió el techo bajo para ganar luz natural y verticalidad. Se cuenta además con piso y retablo nuevo.

“La gente ha respondido con generosidad” dijo el padre Stein. “De hecho, el dinero sigue entrando. La cantidad inicial que nos habíamos comprometido a recaudar es de 500 mil dólares, por eso requerimos un préstamo de la arquidiócesis, porque las renovaciones cuestan más que eso”.

El padre Stein se sorprendió de que la respuesta de sus fieles no ha terminado. “Lo que sucedió es que la gente siguió donando, y no ha dejado de hacerlo. La última vez que lo chequé era 540 mil dólares, pero el dinero ha seguido entrando.”

Como parte de las mejoras, el padre Stein dijo que la parroquia cuenta con nuevos ornamentos para recubrir los frontales de los altares, “y algunos estandartes hechos con telas hermosas”.

“La gente no ha dejado de donar, preguntan ‘padre, ¿qué más se necesita?’ quiero donar para los revestimientos’”.

La iglesia donde hoy se asienta St. Frances of Rome no es el edificio original. Lo que hoy es la iglesia solía ser la capilla de una escuela secundaria construida en la década de los sesenta. El padre Stein dijo que la iglesia original, ubicada enfrente de la secundaria, fue demolida a principios de la década de los noventa.

“El aire acondicionado había sido instalado en el techo” dijo, “pero el techo no había sido diseñado para soportar ese peso. Así que las paredes de la iglesia original empezaron a desviarse, con el riesgo de colapsar. Decidieron que, como no tenían dinero para repararlo, era mejor demoler la iglesia.”

“Puesto que la capilla de la escuela secundaria que estaba justo al cruzar la calle la habían estado usando para misas de todos modos y tenía más o menos el mismo cupo decidieron mantener la capilla como la iglesia principal” dijo el padre.

Indicó también que actualmente rehabilitan el sótano para hacer una capilla en honor a la Virgen de Guadalupe.

“Están recaudando fondos para eso” dijo. “Los guadalupanos están vendiendo comida cada domingo, gorditas hechas a mano, antojitos, etc. Esperamos en un mes tener la capilla”.

Le comentamos al padre Stein que esta es una historia que inspira en estos momentos de cierres de parroquias.

“De hecho, nosotros estamos creciendo” respondió. “Cuando llegué aquí en julio de 2016 hasta octubre. El promedio de visitantes a misa era de 975 por cada fin de semana. En octubre pasado, cuando estábamos en medio de la construcción y nuestras misas eran en el auditorio, teníamos un promedio de 1083. Ahora estamos de vuelta en nuestro espacio y tenemos un promedio de 1200 feligreses en un fin de semana.”

Como dato curioso, el padre Stein nos cuenta que la familia que originalmente patrocinó la capilla a la Virgen de Guadalupe es de origen vietnamita. “Se trata de la familia Nguyen” dice. “Ellos son parte del grupo que patrocina el proyecto, son gente maravillosa. Creo que viajan a México el año próximo, están pensando hacer una peregrinación a la Ciudad de México”.

Advertising