Área de Chicago

Causa de Tolton recibe noticias positivas del Vaticano

By Joyce Duriga (Chicago Catholic)
March 28, 2018

Siervo de Dios Augustus Tolton

La causa de canonización del Siervo de Dios Augustus Tolton recibió una importante aprobación de los consultores históricos del Vaticano en marzo, lo que mueve la causa hacia adelante. 

Tolton, un antiguo esclavo, es el primer sacerdote diocesano americano reconocido de ascendencia africana. El cardenal Francis George abrió su causa para la canonización en 2011.

El 8 de marzo, los consultores en Roma decretaron que la posición (equivalente a una disertación doctoral sobre la vida de una persona) era aceptable y que la investigación sobre la vida de Tolton estaba terminada, dijo el obispo auxiliar Joseph Perry, postulador de la causa de Tolton.

“Ellos tienen una historia sobre una vida que consideran creíble, debidamente documentada. Es una buena señal para los pasos que restan del escrutinio —esos pasos restantes son la comisión teológica que hará una determinación final sobre sus virtudes. Luego va a los cardenales y arzobispos que están asignados a la Congregación para las Causas de los Santos”, explicó el obispo Perry. “Una vez que lo aprueban entonces el prefecto de esa congregación lleva el caso al papa”. 

Si el papa lo aprueba, Tolton sería nombrado venerable, el siguiente paso en dirección a la canonización.

Los últimos dos pasos son la beatificación y la canonización. Milagros aprobados por medio de la intercesión de Tolton son necesarios para que él sea beatificado y canonizado.

En raros casos, los papas no han exigido el requisito para un segundo milagro y han aprobado una canonización. Esto sucedió más recientemente cuando el papa Francisco aprobó la santidad del Papa Juan XXIII sin un segundo milagro en 2014.

Seis consultores históricos decretaron unánimemente sobre la posición de Tolton, compilada por un equipo en Roma liderado por Andrea Ambrosi, en base a cientos de páginas de investigación completadas en Chicago.

El equipo de Ambrosi preguntó al obispo Perry porqué tomó tanto tiempo abrir una causa para Tolton, quien falleció en 1897.

“Les dijimos que los afroamericanos básicamente no tenían estatus en la iglesia para ser considerados en ese tiempo. Algunas personas no creían que teníamos almas. Difícilmente estaban dispuestos a recomendar a alguien para la santidad”, dijo el obispo Perry. “Y luego, en esos días difícilmente era propuesto algún santo de los Estados Unidos”.

El hecho de que los consultores históricos aprobaron la posición por unanimidad es un signo positivo, dijo.

La causa está programada para ir ante la comisión teológica en febrero de 2019. Dos milagros por medio de la intercesión de Tolton han sido enviados a Roma. 

“Estamos esperando y nuestros dedos están cruzados y estamos orando para que por lo menos uno de ellos pueda ser aceptable para su beatificación”, mencionó el obispo Perry.

Nacido en la esclavitud, Tolton huyó hacia la libertad con su madre y dos hermanos a través de los bosques de la parte norte de Missouri y a través del río Mississippi mientras era perseguido por cazadores de recompensa y soldados. Él tenía apenas 9 años de edad. 

La pequeña familia formó su hogar en Quincy, Illinois, un santuario para esclavos fugitivos. Mientras crecía en Quincy y servía en misa, el joven Augustus sintió un llamado al sacerdocio, pero debido al racismo rampante ningún seminario en los Estados Unidos lo aceptaría.

Se dirigió a Roma, convencido que se convertiría en un sacerdote misionero sirviendo en África. Sin embargo, después de su ordenación fue enviado de regreso a su ciudad natal para ser misionero en la comunidad de allí.

Él fue tan buen predicador que muchas personas blancas llenaban los bancos de la iglesia para sus misas, junto con personas negras. Esto molestó a los sacerdotes blancos en la ciudad, que como resultado le hicieron la vida muy difícil. Después de tres años, Tolton se mudó hacia el norte, para Chicago, a petición del arzobispo Patrick Feehan, para dar ministerio a la comunidad católica negra de aquí.

Tolton trabajó incansablemente por su congregación en Chicago, al punto del agotamiento, y el 9 de julio de 1897, falleció de un golpe de calor cuando regresaba de un retiro sacerdotal. Tenía 43 años.

Para más información sobre Tolton y la causa, visite www.toltoncanonization.org.

Advertising