Área de Chicago

Perfiles de la fe: Padre John Celichowski, OFM

By Ariane Moya (Colaboradora)
January 3, 2018

El Padre John Celichowski, a la izquierda, junto al hermano John Scherer, en el medio, y el hermano Mike Dorn conjuntamente con líderes jóvenes de fe encabezan una caminata por la paz en el vecindario Gage Park de Chicago el 9 de septiembre de 2017. Foto: Natalie Battaglia

¿Podría contarme un poco de su niñez y donde nació?

Nací en Milwaukee, Wisconsin. Crecí en una familia católica normal. Mi papá tuvo ocho hijos en total y cinco de ellos fueron de mi mamá ya que ellos se divorciaron cuando yo tenía siete años. Yo tuve la suerte de tener un hermano gemelo y eso fue muy bonito porque compartimos muchas experiencias juntos. Él y yo nacimos en 1962. Creo que tuvimos una niñez muy normal aunque tuvimos dificultades como cualquier otra familia. Asistí a la escuela católica San Pedro y San Pablo en Milwaukee y disfruté mucho de mi tiempo allí y después en la secundaria San Lawrence. Me la pasaba en la escuela, jugando baloncesto, béisbol y futbol americano. Vivíamos cerca de una universidad así que siempre hubo diversidad en la comunidad y era emocionante tener a tantos jóvenes entrando y saliendo. Vivíamos a seis cuadras del lago Michigan donde jugábamos y los hermosos parques que lo rodean.

¿Quién fue la primera persona que le enseñó a usted sobre la fe?

Mi padre fue un gran ejemplo, ya que rezaba el rosario todos los días y acaba de morir hace un año. Mis abuelitos son católicos de las dos partes de mi familia, así que ir a misa en domingo no era pregunta siquiera; eres católico así que vas a misa.

¿Cómo fue que usted discernió su vocación?

Tuve muchos familiares que fueron sacerdotes y religiosas así que ese pensamiento siempre estuvo allí desde la primaria. Cuando era niño era como muchos de mis compañeros de mi edad ya que quería estar en la Liga Nacional de Futbol Americano o cosas así. Cuando llegué a St. Lawrence y vi el ejemplo de los monjes mi deseo fue más fuerte. Mi padre sugirió que fuera a la universidad para experimentar la vida como otros jóvenes a la edad de 17 años. Una de las cosas que se quedó conmigo desde el primer retiro fue una pequeña Biblia que comencé a leer a diario. Lo hice parte de mi vida espiritual hasta cuando fui a la universidad.

¿Cómo es ser sacerdote en el suroeste de Chicago?

Es un gran privilegio porque los sacerdotes son hombres muy dedicados, como el padre Tony de Santa Rita, el padre Tom de San Simón, y el padre René de San Gall. Es el acompañar a la gente en donde ellos estén, escucharlos, y servir sus necesidades.

¿Qué le gusta hacer en sus días de descanso?

Soy parte de algunos grupos que requieren que viaje a diferentes partes como a Roma y trato de agregar tiempo de descanso allí. Para ser honesto, trabajo los siete días de la semana. Amo los deportes y he estado corriendo por 40 años. Incluso he corrido en el Maratón de Chicago algunas veces. Aquí me encanta correr a las cinco de la mañana porque es un tiempo donde puedo pensar y orar y ver una perspectiva diferente del barrio.

¿Cuál es su favorito santo?

Soy un poco partidista porque es San Francisco de Asís. Él era un pacificador, le gustaba divertirse, y tenía una gran devoción a la eucaristía.

¿Tiene algún lema?

El de San Francisco “Deus meus eu Omnia” que quiere decir “Mi Dios y mi todo.” Otro es de los jesuitas “Ad Majoreium Dei Gloriam” que quiere decir “Para la mayor gloria de Dios.”

Advertising