Área de Chicago

Casa de Misericordia es un espacio de ayuda en Inmaculada Concepción

By Ariane Moya (Colaboradora)
January 3, 2018

El obispo Rojas camina dentro de “La Tiendita” donde se repartirán alimentos a los más necesitados de Brighton Park. Foto: Ariane Moya

El pasado 4 de diciembre la iglesia Inmaculada Concepción, en la esquina de 44 y California al sur de la ciudad, tuvo una gran celebración. Se trata de la apertura de su centro de ayuda Casa de Misericordia. A la inauguración asistieron varios voluntarios que estarán dando su servicio a la comunidad en este centro social.

Casa de Misericordia es fruto del arduo trabajo de varias personas que contribuyeron para que fuese una realidad. El matrimonio Andrés y Gema Durán se unieron al padre Manuel Dorantes, párroco de Inmaculada Concepción, para poder remodelar el lugar y ser habitable a las personas necesitadas. Amy Laboy, de Greater Chicago Food Depository trabajó junto con el padre Manuel para ayudar con alimentos a las personas. La idea de Casa de Misericordia fue creada durante el Año de la Misericordia como una manera de mostrar nuestro amor al prójimo.

El obispo Alberto Rojas se hizo presente y expresó su agradecimiento al padre Manuel Dorantes.

“Cuando nosotros nos sentimos tristes o deprimidos por alguna cosa y le damos la mano a alguien que la necesita, nosotros nos levantamos” dijo el obispo Rojas. “Eso nos levanta y nuestro espíritu se aviva. Qué bendición tener un lugar así, donde podemos ayudar a los pobres. Yo digo que los pobres también son una bendición de Dios porque nos ayudan a salvarnos y ponernos en el camino de la salvación.”

La hermana Consuelo Villanueva expresó la gran labor que le espera como directora de la Casa de Misericordia. “Es un gran compromiso” dijo, “que implica estar atenta a las necesidades, no solo de los que acuden a solicitar ayuda sino de aquellos que no vienen y tienen necesidad de que se les acoja, manteniendo siempre una actitud evangélica.”

Casa de Misericordia ofrecerá varios servicios a la comunidad desde alimentos, orientación legal, y orientación psicológica. El equipo pastoral se dio a la tarea de identificar cuáles eran las necesidades más urgentes de la comunidad, para poder acoger y servir a los más necesitados.

La hermana Consuelo nos platicó sobre su peor situación, “El convocar a doscientas personas para darles el pavo para la cena de Acción de Gracias y en el momento solo nos llegan cien pavos. Ante esta situación, una persona se percató de que cien personas se habían quedado sin el pavo prometido se comprometió a llevar al día siguiente cien platillos ya preparados para repartirlo entre las personas que no lo tuvieron.”

El reconocido pintor mexicano Felipe González Aguilera fue la persona que decoró la casa. Él se esmeró para ponerle el toque mexicano a cada uno de los cuartos. En la tiendita donde se repartirán los alimentos hay una Virgen María y una pareja orando, y se muestra la respuesta a la oración con los diferentes elementos de comida pintados. También hay una iglesia en la cual una monjita está saliendo con una canasta de frutas para los demás, que se supone es la hermana Consuelo.

La hermana Consuelo finalizó diciendo: “Es una gran alegría de contar con un espacio en donde podamos tender la mano a quien lo necesite y así llevar acabo el objetivo de Casa de Misericordia.”

Advertising