Área de Chicago

Chicago Workers Collaborative recibe fondos de CCHD

By Redacción Católico
November 1, 2017

De izquierda a derecha: Elvia Garcia, Isaura Martínez, Enedina Zacarías, Isabel Martínez, y Leticia Garay planean estrategias de la Colaborativa en La Villita. Foto: Karen Callaway/Católico

Cuando Enedina Zacarías se lastimó en su trabajo, supo que había un problema. Una línea de ensamblaje en la fábrica de dulces se le vino encima y la tiró contra una mesa de metal.

“Me lastimé hasta la columna” dice. “Con la fuerza que venía me rompió el brazo, tuve una fractura del hueso en donde pega el hombro, y se me rompieron los tendones”.

Zacarías dice que el día de su accidente la fábrica no le proporcionó siquiera una pastilla para el dolor. Dada su necesidad de trabajar, volvió al día siguiente, hinchada y con fuertes dolores. Fue entonces cuando sus empleadores la llevaron al médico quien le aseguró que no se había hecho daño.

Con la caída se le lastimaron los discos, de la cintura a media espalda. “Quedé muy dañada” dice, “yo no puedo trabajar. Y no me han pagado ni un centavo”.

Originaria de México, Zacarías, de 64 años,  pasa por momentos difíciles, pues vive sola y tiene que pagar renta y comida. Una compañera del trabajo le habló de Chicago Workers Collaborative, una agrupación de defensa que los trabajadores llaman con familiaridad “la Colaborativa”

La Colaborativa le asignó un abogado a Zacarías. El abogado ha estado luchando para que se le retribuya el pago por el tiempo que ha estado fuera del trabajo, dado que el accidente sucedió por negligencia de la empresa, a lo que esta se ha negado.

“Pero ellos quieren producción” dice Zacarías. “A ellos no les importa lo que a uno le pase.”

Cuando hablamos con Zacarías, ella acababa de tener una cirugía del brazo. Fue el abogado quien cubrió los gastos de la operación. Zacarías aún necesita una cirugía de la columna. Pero los médicos le dicen que no es conveniente que se opere, pues por su edad es una acción muy riesgosa.

Los problemas más frecuentes

Chicago Workers Collaborative es una organización sin fines de lucro que aboga por los derechos de los trabajadores, especialmente quienes se desempeñan como temporales y laboran por medio de agencias. La Colaborativa, que ayuda en cuestiones como el robo de salarios, servicios de defensa y capacitación, es una de las agencias que reciben apoyo de la Campaña Católica de Desarrollo Humano (CCHD).

“Los problemas más frecuentes de los trabajadores temporales son el robo de salarios y los accidentes en el trabajo” dice Isaura Martínez, organizadora de la Colaborativa. “También las represalias de parte del patrón, como los despidos injustos.”

Le preguntamos a Martínez por qué el robo de salarios sucede tan a menudo. “Sucede porque están desprotegidos” responde “y muchas veces por falta de información. Porque las personas que están trabajando por medio de una oficina temporal viven al día, para ellos perder un día de trabajo es sagradísimo, porque viven de eso. Por lo mismo que tienen trabajo y que quieren aprovecharlo, no se dan tiempo para acudir a lugares para informarse cuáles son sus derechos.”

Muchas personas tienen miedo debido a su estatus legal. Martínez dice que en ocasiones el trabajador va a las oficinas de trabajo temporal y la oficina les dice que no llenaron bien la solicitud y que por esa razón no van a recibir su salario íntegro. “Les descuentan, les roban un día de salario, algunos hasta una o dos semanas de salario” dice. “Ponen miles de excusas para quedarse con ese dinero.”

Latinos y afroamericanos unidos

Tim Bell, director Ejecutivo de la Colaborativa, dice que Illinois es un estado que cuenta con regulaciones para las agencias temporales. “Tienen que registrarse, deben tener una licencia para operar” dice. “Tienen que mostrar que tienen seguro, en caso de que el trabajador se lesione. Si no tienen eso pueden ser multados por el gobierno.”

La Colaborativa se ha apuntado un éxito cuando a fines de septiembre el gobernador Rauner firmó la propuesta de ley Responsible Jobs Creation Act (HB 690) que pone más regulaciones a las agencias de trabajo temporal y entre otras cosas, busca acabar con la discriminación al contratar y promueve la seguridad en el trabajo. La ley, que entrará en efecto el verano de 2018, es producto de una iniciativa de la Colaborativa como parte de una coalición de organizaciones.

La colaborativa ha sido parte de grupos que fueron a Springfield y lograron más regulaciones para las agencias temporales. Ellos consideran que un beneficio extra es que en estas luchas han unido a trabajadores afroamericanos y latinos. “Es muy importante tener esa unidad” dice Bell, “porque los patrones siempre están poniendo a los dos bandos en competencia para los trabajos, y mantenerlos divididos es mantenerlos débiles. Eso es algo que estamos cambiando también.”

Rosaura Martínez fue trabajadora temporal por seis años en diferentes fábricas y vio esa división. “Nos están dividiendo desde el momento en que llega un grupo de personas a la fábrica y empiezan a escoger, y a los afroamericanos los hacen a un lado.” dice.

“Cuando estuvimos en Springfield fue una experiencia muy bonita” dice Martínez, “porque estábamos los dos grupos, afroamericanos y latinos, en el mismo sentir y en la misma lucha”.

Por esta misma razón, la Colaborativa tiene dos sedes, en Englewood y La Villita.

Coopere con CCHD

La Campaña Católica para el Desarrollo Humano (CCHD) ayuda a financiar organizaciones como la Colaborativa de Trabajadores. El fin de semana del 18 y 19 de noviembre habrá una colecta en su parroquia. Una semana antes, su sacerdote le hará un llamado a cooperar. Su generosidad es vital para apoyar a organizaciones comunitarias como esta.

 

 

Advertising