Área de Chicago

Oficina de Escuelas Católicas presenta un nuevo plan estratégico

By Michelle Martin
September 27, 2017

Viviana Alcalá, estudiante de cuarto grado en St. Ann School, en una foto de 2009. Foto: Karen Callaway/Católico.

La Oficina de Escuelas Católicas de la Arquidiócesis de Chicago ha presentado un nuevo plan estratégico para guiar las escuelas durante los próximos cuatros años.  

“Renovación y Esperanza: un plan estratégico para la vitalidad de las escuelas católicas” fue compartido con pastores y directores en agosto y un resumen ejecutivo del plan está disponible en schools.archchicago.org.

“Nuestro plan representa una hoja de ruta de cuatro años, diseñada para ofrecer escuelas católicas de la más alta calidad académica y religiosa posible y que sean accesibles y sustentables”, mencionó Jim Rigg, superintendente de Escuelas Católicas.

Rigg comenzó a trabajar en el plan con miembros de la junta escolar de la arquidiócesis y miembros del personal poco después que se convirtió en superintendente a finales de 2015, ya que el plan estratégico anterior, que fue presentado en 2013, estaba pautado para terminar al cierre del año escolar 2016-2017.

Rigg dijo que el plan se enfoca en cinco áreas clave: identidad católica, excelencia académica, liderazgo, gobernanza y vitalidad financiera. “Enfatiza todas esas cinco áreas de una manera equilibrada”, señaló, y agregó que el plan anterior estaba más inclinado hacia la vitalidad financiera. “Esa era una necesidad mayor en el momento”, mencionó.

Desde entonces, ha habido algunas mejoras en la estabilidad financiera de las escuelas, gracias en parte a la campaña Enseñar Quién es Cristo, que fue una consecuencia del plan estratégico anterior.

“Todavía tenemos mucho que hacer en ese sentido”, dijo Rigg. “Todavía tenemos escuelas que están enfrentando grandes obstáculos financieros y demográficos. Todavía tenemos escuelas en peligro de cerrar. Pero también tenemos escuelas que les va muy bien, y escuelas que han sido capaces de cambiar las cosas”.

El plan resalta el éxito de un sistema en el cual el 98 por ciento de los estudiantes de secundaria se gradúan y el 96 por ciento va a la Universidad. Eso llevó al título del nuevo informe, “Renovación y Esperanza”, dijo.

El plan también se enlaza dentro de Renueva mi Iglesia, la iniciativa de toda la arquidiócesis para fortalecer la vitalidad parroquial y alinear mejor los recursos para que la iglesia cumpla su misión.

Entre otras cosas, el plan llama a actualizar e implementar un riguroso currículo religioso, completo con una nueva evaluación estandarizada de aprendizaje religioso; trabajar para reclutar y retener buenos maestros y desarrollar una evaluación de maestros basada en estándares que se enfocan en la diferenciación e inclusión; trabajar para retener los directores de alto desempeño; tener flexibilidad en los modelos de gobernanza en base a las circunstancias locales; y garantizar que las escuelas están usando modelos con las mejores prácticas para el manejo financiero, recolección de matrícula y control de gastos, así como también mejorar las estrategias de mercadeo y matriculación, con una atención especial en las comunidades hispanas.

A pesar de los desafíos, la actitud general es de optimismo. “Siempre tenemos esperanza en nuestras escuelas”, señaló Rigg.

De acuerdo al plan, la educación de escuela católica es, y continuará siendo, una prioridad para la arquidiócesis, y las escuelas católicas.

“Nuestra misión evangelizadora está en el corazón de nuestras escuelas, y debe ser priorizada y mejorada, trabajando con las parroquias locales y la iglesia en general para abordar las tendencias de disminución en la asistencia a misa y participación activa en la fe católica”, dice el plan.

Advertising