Área de Chicago

Escuelas católicas trabajan para ayudar a dar alivio por los huracanes

By Michelle Martin, Joyce Duriga (Chicago Catholic)
September 27, 2017

Feligreses y padres de la parroquia y escuela St. Hilary en el norte de la ciudad cargan un camión el 11 de septiembre con suministros para ayudar a las víctimas del Huracán Irma en Florida. Mauricio Romy, un padre de la escuela, se ofreció de voluntario para manejar el camión. Foto: Karen Callaway/Católico.

Cuando los huracanes se dirigieron al sureste de los Estados Unidos a finales de agosto y comienzos de septiembre, las escuelas católicas y parroquias de la Arquidiócesis de Chicago comenzaron a movilizarse.

Un grupo de escuelas en Oak Park y River Forest se unieron para recolectar una carga de camión de suministros para escuelas católicas en Beaumont, Texas, que fueron inundadas por el Huracán Harvey durante la última semana de agosto.

El área de Beaumont-Port Arthur recibió cerca de 4 pies de lluvia en una semana —incluyendo un pie en un lapso de seis horas el 29 de agosto.

“Cuando indagamos para enviar ayuda, parecía que la mayoría iba hacia Houston”, que había sido golpeada duramente por Harvey a comienzos de la semana, dijo ShaRhonda Dawson, madre de un estudiante de cuarto grado en la escuela St. Luke en River Forest. La escuela fue conectada con Marcia Davis, superintendente de escuelas para la Diócesis de Beaumont.

Las escuelas de allí necesitaban de todo, desde suministros para limpiar como cloro y bolsas de basura hasta contenedores de plástico para ser usados como casilleros, señaló Dawson. Davis le dijo que las escuelas no pudieron comprar contenedores en Beaumont —cualquier tienda que los tenía estaba agotada.

Las escuelas también necesitaban suministros escolares para los estudiantes, y libros y otros materiales para el salón de clases y pidieron tarjetas de regalo para Target y Walmart.

“Le preguntamos a los niños qué pensaban que necesitaría la escuela, y todos los pequeños dijeron ‘juguetes’”, señaló Dawson.

La comunidad de St. Luke pidió ayuda de la escuela Lincoln, la escuela St. Vincent Ferrer y la escuela secundaria Trinity, también en River Forest, y las escuelas Ascension y St. Giles en Oak Park.

Dawson dijo que la ayuda no es un evento único. “Queremos que esto sea nuestro proyecto durante el año”, comentó.

Además de las necesidades de las mismas escuelas de Beaumont, miembros de las comunidades escolares católicas también están sufriendo, dijo Dawson. Davis reportó que 35 maestros se quedaron sin hogar por las inundaciones, así como 135 familias de escuelas católicas.

Otra carga de camión con suministros fue de Chicago a Florida para ayudar a las personas afectadas por el Huracán Irma, que golpeó el estado el 10 de septiembre.

Mauricio Romy y su esposa Angela vivieron en el Condado de Broward, Florida, cerca de Fort Lauderdale durante 10 años y han visto su cuota de huracanes.

Cuando Romy vio que el huracán Irma iba dirigido derecho a su antiguo estado, alquiló un camión y llamó a la comunidad de la escuela St. Hilary para ayudar a llenarlo con suministros.

“Yo sé lo complicado que se pone”, señaló Romy, cuyas dos hijas asisten a la escuela en 5614 N. Fairfield Ave.

Él sintió que tenía que hacer algo para ayudar ya que todavía tiene familia y amigos allí. En base a experiencias pasadas, también sabía que mucha gente trataría de quedarse en sus hogares. Las organizaciones de ayuda no pueden hacerlo todo tampoco.  

“Ellos están limitados con los recursos que pueden dar, así que decidí obtener un camión y comenzar a llenarlo”, dijo Romy.

Poco después de lanzar su plan el 7 de septiembre, Romy se comunicó con la directora de St. Hilary, Kathleen Donovan, pidiendo estacionar el camión en el estacionamiento de la escuela y hacer un llamado para donaciones. 

El 12 de septiembre, Romy y su esposa comenzaron a manejar a Florida.

Otras escuelas recolectaron dinero para ser donado a los esfuerzos de alivio por el huracán.  Estas incluyen:

La escuela St. Patricia en Hickory Hills recaudó más de $600 para Caridades Católicas de la Arquidiócesis de Galveston-Houston con “Hats for Houston” el 30 de agosto.

Los estudiantes y la facultad en la Escuela Secundaria de Artes Liberales Mother McAuley recaudaron $500 para la Cruz Roja con un juego de remojar en un tanque de agua tipo “dunk tank” en la celebración “Mac2School”.

La escuela Infant Jesus of Prague en Flossmoor recolectó más de $2,000 en tarjetas de regalo para la Escuela Queen of Peace en Houston.

Además, la Oficina de Dignidad Humana y Solidaridad de la arquidiócesis está coordinando otros esfuerzos para proveer alivio a las áreas impactadas por los huracanes en los Estados Unidos continentales, Puerto Rico y el Caribe. Para saber más o para donar, visite pvm.archchicago.org/hurricane.

 

Advertising