Área de Chicago

Padre Ron Lewinski muere repentinamente el 19 de julio

By Michelle Martin
August 1, 2017

El padre Ron Lewinski, de 71 años, falleció inesperadamente el 19 de julio.

El padre Ron Lewinski, de 71 años, falleció inesperadamente el 19 de julio en la rectoría de la parroquia St. Theresa en Palatine. Ordenado en 1972, era co-director del Departamento de Vitalidad y Misión Parroquial de la arquidiócesis.

El Cardenal Cupich, quien lo nombró para ese puesto, lo recuerda como un sacerdote entregado y devoto de la Arquidiócesis de Chicago.

“Ante su presencia siempre estábamos muy impresionados por su profunda devoción a Cristo y a su ministerio como sacerdote”, dijo el cardenal en una declaración. “Incluso cuando la jubilación era una opción, él nunca la consideró ya que su sueño para la renovación de la iglesia lo mantuvo completamente involucrado, inspirado y entregado. Él era un hombre de Chicago, que comenzó en el sur de la ciudad, mudándose al norte y concluyendo su ministerio en el Centro Pastoral. Él conocía Chicago, amaba su ciudad y trabajaba muy duro todos los días para traer Cristo a la gente que vive aquí. Lo extrañaremos”.

El padre Peter Wojcik, el otro co-director del Departamento de Vitalidad y Misión Parroquial, dijo que conoció al padre Lewinski mucho antes que los dos hicieran equipo en mayo de 2016 para convertirse en directores de lo que entonces era conocido como el Departamento de Formación y Vida Parroquial. Ellos encabezaron una reorganización completa del departamento para enfocarse más en servir a las necesidades de las parroquias.

“Ron era un hombre de una gran sabiduría y una visión clara”, señaló Wojcik. “Pero todo estaba colocado dentro de un corazón sincero. Él sabía lo que se necesitaba hacer, él sabía cómo hacerlo, pero lo hizo de una manera que fue amable. Eso era algo que yo continuaba aprendiendo de él, esa amabilidad”.

Durante los años de su ministerio, el padre Lewinski sirvió en parroquias y como director de la Oficina para el Culto Divino de 1984 a 1994, y dirigió el programa de Rito de Iniciación Cristiana para Adultos de la arquidiócesis. También sirvió en la facultad de la Universidad de Santa María del Lago/Seminario Mundelein, que lo honró en abril con su premio “Those Who Serve”.

Fue pastor asistente de St. Frances of Rome en Cícero (1972-1978) y pastor asociado de St. Hilary (1978-1979) y St. Marcelline en Schaumburg (1978-1984). Antes de convertirse en codirector del Departamento de Vitalidad y Misión Parroquial, fue director de la Casa de Retiro Cardenal Stritch (1995) y pastor de St. Mary of the Annunciation (Centro Fremont) (1996-2014).

En un correo electrónico escrito a raíz de su muerte, Rita Thiron, directora ejecutiva de la Federación de Comisiones Litúrgicas Diocesanas, lo llamó “un gigante pionero en el campo de la iniciación cristiana”. Él escribió varios libros acerca del catecumenado y cómo hacer bien la iniciación cristiana.

El padre Lewinski creía que la iglesia debe leer los signos de los tiempos, dijo Wojcik.

“En la medida que el mundo cambia, la iglesia debe constituirse a sí misma para capturar el espíritu de los tiempos y no permitir que nos quedemos atrás”, mencionó Wojcik.

Wojcik y el padre Lewinski visitaron el Vaticano juntos en septiembre de 2016 y tuvieron oportunidad de hablar con el papa Francisco, dijo Wojcik.

“El Santo Padre fue tan amable con él” dijo. “[El padre Ron] se presentó a sí mismo y dijo que era de Chicago, y el Santo Padre le hizo muchas preguntas acerca de lo que estaba pasando en Chicago”.

En su corazón, dijo Wojcik, el padre Lewinski era un liturgista, y a él como más le gustaría ser recordado es como alguien que celebraba la eucaristía bien.

“Él fue un tutor confiable” dijo Wojcik, “no solo para mí, sino también para muchos otros sacerdotes y seminaristas. Esa misma gente vendría a él durante los últimos 30 años pidiendo sus oraciones y su apoyo. Su sentido del humor y disponibilidad para dar la bienvenida a otros, con una gran sonrisa, hizo la diferencia en incontables vidas.”

Nacido en Hammond, Indiana, asistió a la Universidad de Santa María del Lago /Seminario Mundelein y la Faculté Catholique en Lyons, Francia.

Cuando fue ordenado en 1972, había obtenido no sólo el título universitario en filosofía y uno en teología sagrada, sino también una maestría en divinidad por el trabajo realizado en un programa prebautismal que ya estaba en uso en la arquidiócesis y él completó educación pastoral clínica en un ambiente hospitalario.

“Él fue uno de nuestros compañeros de clases más talentosos”, dijo el padre John Clemens, también ordenado en 1972 y pastor de la parroquia Our Lady of Hope en Rosemont. “Él fue un sacerdote muy creativo y muy respetado por todos nosotros, especialmente en términos de la liturgia. Él fue un verdadero líder de la iglesia y lo echaremos mucho de menos. Él era un gran  hombre, un buen sacerdote y un gran amigo”.

Le sobrevive su hermana, Diane Ciesielski de Fort Wayne, Indiana.

Advertising