Indulgencia Plenaria para la Observancia del Jubileo de la Misericordia Año Santo Del 8 de diciembre de 2015 al 20 de noviembre de 2016

Por Redacción Chicago Católico
jueves, diciembre 31, 2015

El Papa Francisco ha otorgado Indulgencias especiales a los fieles que observan y toman parte de la celebración del Jubileo de la Misericordia. En este año, el Papa ha declarado, “nosotros debemos constantemente contemplar el misterio de la misericordia. “Es un manantial de alegría, de serenidad y de paz.” Por participar en varias de las observancias de este Año, y aun cumpliendo con las condiciones usuales (vean el contenido de abajo), pueden obtener estas indulgencias especiales.

¿Qué es lo que debemos de hacer para recibir Indulgencia Plenaria?

Para poder tener esta Indulgencia especial, se requiere que un católico haga una confesión sacramental, reciba la Eucaristía en la Misa, haga la profesión de fe y ofrezca oraciones por las intenciones del Santo Pontífice.

En adición a esto y en conjunto al cumplimiento de estas condiciones, deben de tener parte de las siguientes observaciones del Jubileo de la Misericordia.

Cada vez que visiten, en el contenido de una peregrinación, la Catedral del Santo Nombre de Jesús, o algún lugar designado, tal como las Parroquias del Jubileo, y entren por la puerta designada “Puerta Santa”, y hagan una visita breve.

Aquellos para quienes, por diversas razones, sea imposible entrar por la Puerta Santa, sobre todo a los enfermos y las personas que son de edad avanzada y están solos: por ejemplo, los confinados a sus casas, el Santo Papa ha declarado, “para ellos será de gran ayuda vivir su enfermedad y el sufrimiento como una experiencia de cercanía al Señor, que en el misterio de su Pasión, muerte y Resurrección indica el camino real que le dad sentido al dolor y a la soledad.” Vivir con fe y esperanza gozosa en este momento de tribulación, recibiendo la Eucaristía y/o asistir a la Misa y las oraciones de la comunidad, aunque los medios de comunicación para ellos significa obtener el Jubileo de las Indulgencias.”

Para aquellos que están encarcelados/as, con su libertad limitada, El Año del Jubileo siempre ha constituido la oportunidad por la gran amnistía. Ellos pueden obtener la Indulgencia en las capillas de las cárceles. Que el gesto de dirigir su pensamiento y oración al Padre cada vez que cruzan el umbral de su celda signifique para ellos su paso por la Puerta Santa, porque la misericordia de Dios es capaz de transformar los corazones, y también puede transformar la celda en una experiencia de libertad.

El Papa le ha pedido a la Iglesia en este Año del Jubileo que redescubra la riqueza que abarca lo espiritual y los hechos corporales de la misericordia. La experiencia de la misericordia, ciertamente se hace visible en el testimonio de los signos concretos como Jesús mismo nos enseñó. Cada vez que uno de los fieles personalmente realiza una o más de estas acciones, él o ella seguramente han obtenido la Indulgencia del Jubileo.

Además, la Indulgencia del Jubileo puede ser obtenida para los difuntos. Estamos obligados a ellos por el testimonio de la fe y de la caridad que nos han dejado. Por lo tanto, como los recordamos en la celebración Eucarística, por lo que podemos, en el gran misterio de la Comunión de Santos, oremos por ellos, que el Rostro misericordioso del Padre libre sus restos de toda culpa y fuertemente los abrace con las beatitudes sin fin.

Advertising