Advertisements ad ad

Catolico: Periódico oficial en Español de la Arquidiócesis de Chicago

Los peregrinos caminaron por una reforma migratoria

Texto: Michelle Martin

Cientos de personas caminaron en peregrinación por las calles del centro de Chicago el pasado 19 de octubre, la mayor parte del tiempo en silencio, llevando listones blancos en sus brazos y mostrando pancartas que exigían una reforma migratoria y en particular que se ponga fin a las deportaciones de inmigrantes indocumentados que no son criminales y están siendo separados de sus familias, que a menudo son niños ciudadanos estadounidenses.

Los peregrinos se dirigieron desde Catedral del Santo Nombre, en el 735 N. State St., a la Daley Plaza, en las calles de Dearborn y Washington, para hacer más oraciones y escuchar discursos.

Luego caminaron hacia la Iglesia Old St. Mary, en el 1500 S. Michigan Avenue., para escuchar un servicio de oración con el que se dio cierre a la peregrinación.

Los participantes caminaron unos cinco kilómetros en una travesía que duró más de cuatro horas. Dos grupos de 11 personas cada uno comenzaron la peregrinación un día antes, partiendo del centro de Chicago desde los distritos del representante al Congreso, Peter Roskam (R- Wheaton) y del representante Dan Lipinski (DWestern Springs). Estos grupos representan a los 11 millones de inmigrantes indocumentados que viven en Estados Unidos, dijo Elena Segura, directora para la Oficina de Asuntos Migratorios y Educación sobre Inmigración de la Arquidiócesis de Chicago.

En Old St. Mary, Segura reconoció que la peregrinación había sido larga y que los caminantes estaban cansados y hambrientos. Pero también lo están los inmigrantes indocumentados que han estado esperando años por una reforma integral de inmigración, dijo.

“Hemos estado haciendo esto desde 2005, y aún estamos caminando”, dijo Segura, refiriéndose a la campaña por la reforma migratoria de la Conferencia de Obispos Católicos de los EE.UU., que coincidió con un empuje para la legislación en Washington, que finalmente fracasó.

“Todos nosotros estamos cansados y hambrientos”. Los defensores de la reforma de inmigración están ahora en un lugar de esperanza, dijo Segura, ahora que el presidente Barack Obama ha nombrado el tema como una de sus prioridades antes del cierre del gobierno ocurrido del 1 al 16 de octubre. Esta peregrinación fue parte de la campaña de más de 40 días de Oración, Ayuno y Acción por el Congreso hasta la votación.

Segura dijo que los peregrinos caminaron en silencio como una forma de hacerse escuchar. “El silencio es poderoso”, dijo. “El silencio habla fuerte. El silencio es el lenguaje de Dios”.

El Cardenal George, quien no pudo asistir a la peregr inación debido a otro c omp r omi s o , habló con el grupo a través del teléfono. Su acción, dijo, es la acción del Cuerpo de Cristo, “de una comunidad católica que camina unida en el camino de nuestra fe común”.

También habló del momento que vivimos en el que hay una oportunidad para que el gobierno haga lo correcto. “Lo que está en juego aquí es la familia humana y la casa del Señor”, dijo.