Advertisements ad ad ad ad

Catolico: Periódico oficial en Español de la Arquidiócesis de Chicago

En el año de la familia

Valentín Araya-Mesén

Director Asociado, Ministerios para la Familia Hispana

La familia es una institución sagrada que nace de la unión de un hombre y una mujer. De acuerdo con el libro del Génesis, fue Dios mismo quien la instituyó, creando al hombre y a la mujer a su imagen y semejanza y dándoles el mandamiento de crecer y multiplicarse. A partir de ese momento queda instituida la Familia, bajo la guía y la responsabilidad de sus progenitores.

Dios confía el cuidado de los hijos a la pareja, para que les guíen en su camino hacia la excelencia personal, hacia la felicidad y hacia el éxito, brindándoles educación y formación y dejándoles expresar la originalidad de su ser en el mundo. En su labor, el padre y la madre van formando en la fe y en el reconociendo de la existencia de Dios. El éxito de los padres es obtenido por la coherencia entre los valores que quieren transmitir a sus hijos y la aplicación de esos valores en sus propias vidas.

Ciertamente, la fe y la espiritualidad crecen cuando se transmiten adecuadamente. Y cuando los padres lo saben hacer desde su propia experiencia de Dios, los hijos crecen relacionándose con lo divino de una manera natural. Es de esas familias de donde surgen los grandes líderes espirituales, que dejan una huella en el alma y la conciencia de la humanidad. De ahí surgen los grandes líderes de nuestra iglesia, de nuestra sociedad, de nuestras comunidades parroquiales y de las nuevas familias que se irán formando a través del tiempo.

Al observar la realidad del mundo en que vivimos se podría concluir que, en algunas familias, el éxito en cuanto a la transmisión de la fe, no ha sido alcanzado. En algunos casos porque los padres de familia no tienen las herramientas necesarias para hacerlo, ni se han preocupado de buscarlas. En otros casos, porque la Iglesia (incluyendo jerarquía y líderes laicos) tampoco ha logrado presentar el mensaje predicado en completa coherencia con el testimonio de vida. Ambas instituciones son responsables de la transmisión de la fe a las nuevas generaciones y seguramente cada una es consciente de ello.

La Arquidiócesis de Chicago ha establecido un plan estratégico que dio inicio en el año 2011, dedicando sus esfuerzos a un área específica en cada año. El 2011 fue dedicado a los adolescentes y los jóvenes adultos y el 2012, a la misa dominical. En julio del 2013 dará inicio el año de la familia, que concluirá en julio del 2014, para dar inicio al año dedicado a los sacramentos.

Como parte de las actividades programadas para el año de la familia, en julio del 2013, se estará iniciando un programa llamado “Año del Fortalecimiento de Familias Católicas” que tiene como objetivo crear conciencia de la importancia que los padres de familia tienen en cuanto a la transmisión exitosa de la fe a sus hijos. Este programa es producto de varios estudios que se hicieron con padres de familia y adolescentes, cuyos hallazgos subrayan la sed espiritual de los jóvenes y ponen en relieve el papel fundamental que tienen tanto los padres de familia como la Iglesia, en la magna tarea de transmitir la fe a sus hijos.

Es muy importante que las parroquias que quieran iniciar con este programa, piensen en establecer un equipo de parejas y líderes parroquiales, que puedan ayudar a formar a otros padres a pasar la fe a sus hijos. Los líderes arquidiocesanos proveerán formación, apoyo y recursos, trabajando mano a mano con los líderes de los equipos parroquiales. Este programa provee una visión a seguir, las iniciativas y proyectos que surjan en pro de esta visión, serán creadas e implementadas por cada parroquia y su equipo.

Dentro del Año del Fortalecimiento de Familias Católicas (2013 – 2014)se espera que surjan muchas iniciativas para que haya familias más sanas y fuertes en la fe. Por tanto, está atento a los anuncios después de la misa y en los boletines. Tú también puedes hacer una gran diferencia en tu familia, en las familias de tu comunidad parroquial y por ende, en la sociedad en general.