Advertisements ad ad

Catolico: Periódico oficial en Español de la Arquidiócesis de Chicago

-Proyecto interreligioso en Schaumburg Un esfuerzo por mantener las armas fuera de las calles y de las casas

Texto: Redacción Chicago Católico

Las muertes por armas de fuego en las calles de Chicago y sus suburbios han creado una crisis que pone en riesgo el tejido social de nuestras comunidades. Según un informe de la Policía de Chicago, hasta el 24 de marzo se reportaron este año 69 homicidios y 311 tiroteos.

En diciembre pasado los legisladores optaron por eliminar la prohibición de llevar armas de fuego en lugares públicos en Chicago, propuesta polémica que al momento de cierre de edición aún no es firmada por el gobernador.

Las iglesias católicas de Chicago han tenido participación activa en las comunidades afligidas por la violencia, no sólo mediante programas de asistencia social, sino también organizando “entrega de armas”, eventos en los que los miembros de una comunidad entregan armas de fuego a cambio de dinero en efectivo o certificados para comprar en tiendas.

Como sacerdote de la parroquia de St. Gall, en el sur de la ciudad de Chicago, el padre John Dearhammer ayudó a organizar cada año un evento de este tipo. Ahora, como párroco de Holy Spirit, en Schaumburg, Illinois, el padre Dearhammer ha querido poner en marcha este programa, pero al mismo tiempo, ha querido involucrar a otras iglesias de la comunidad para construir un esfuerzo interreligioso y dar un mensaje de unidad ante el crimen. Al proyecto se han sumado iglesias protestantes, la mezquita y la sinagoga local.

“Como iglesia nosotros necesitamos hacer algo para aliviar el sufrimiento y la violencia del barrio” nos dijo el padre Dearhammer. “Aquí en Schaumburg no hay muchas balaceras” agregó, “pero hemos escuchado historias. Por ejemplo, un niño que estaba visitando a sus abuelos. Su abuelo tiene un arma y los niños juegan en muchos lugares de la casa, encuentran el arma y sucede una tragedia.”

Sacar las armas del barrio

Visitamos la parroquia de Holy Spirit una mañana a finales de mayo para saber más sobre este proyecto. En un salón de la rectoría nos sentamos a conversar con el padre Dearhammer y le preguntamos si el problema de las muertes por armas de fuego es común en este suburbio.

“Hay unas partes de Schaumburg que son más violentas que otras” respondió. “No es un gran problema, pero todavía necesitamos hacer algo para hablar de la amenaza de las armas en nuestra comunidad y en todas las comunidades. Porque no es un problema solamente de una parte de la sociedad. Necesitamos preocuparnos de la salud de toda la gente y no es justo decir ‘ah, es de otra comunidad, no me importa’. Nosotros estamos en unión con nuestros hermanos y hermanas y queremos promover la paz en cada comunidad. Es nuestro pequeño esfuerzo, pero es algo que podemos hacer.”

Mantener las armas fuera de las calles y de las casas no es fácil; a pesar de los esfuerzos por legislar la compra de armas de fuego, éstas siguen siendo accesibles para casi cualquiera. Le preguntamos al padre Dearhammer su opinión sobre la influencia del lobby multimillonario de la Asociación Nacional del Rifle (NRA) en los legisladores.

“Ellos tienen mucha influencia” respondió. “Yo leí en el periódico sobre la encuesta que dice que más de 90% de las personas en Estados Unidos dicen que es buena idea tener revisión de antecedentes (background checks) para cada persona que va a adquirir un arma. Pero por alguna razón, por la influencia del NRA, no han podido pasar una ley para pedir background checks. Y yo me dije ‘un momento, si más del 90 % lo quiere, ¿por qué nuestros políticos no pueden pasar esta ley?’ Y es la influencia del NRA.”

La entrega de armas será el 20 de julio en Holy Spirit. Lo que comenzó como un mensaje de paz y unión entre las diferentes iglesias ha obtenido ya la aprobación de la Ciudad de Schaumburg y de varios negocios locales.

“Hemos recogido más de 1.700 dólares para comprar gift cards, y también hemos recibido muchas tarjetas de Jewel, de Barnes & Noble. También restaurantes locales como El Mesón y otros. Es un buen esfuerzo. No estábamos seguros de los resultados cuando empezábamos, pero todo ha resultado bien.”

Quisimos saber cómo cree el padre que será recibida esta iniciativa por la comunidad, pues hay personas muy apegadas a sus armas.

“Yo he escuchado comentarios en contra de este esfuerzo” dice. “También una persona mandó unos artículos diciendo que la entrega de armas no funciona. La cosa es que es un esfuerzo pequeño simplemente para sacar las armas de las casas de las personas que no las quieren tener allí. He hablado con unas personas de la comunidad que dicen ‘mi esposo, que tenía armas, murió’ entonces la viuda ahora tiene unas armas en casa, está nerviosa y no sabe qué hacer con ellas. Podemos ayudar a personas en esta situación. Los mafiosos no van a entregar sus armas.”

“No por un gift certificate de Barnes & Noble” le decimos. El padre ríe. “No” responde, “pero al mismo tiempo necesitamos hacer algo para sacar la amenaza de las armas en el barrio.”

Los balazos son iguales en cualquier lugar

Hay varios métodos para alejar las armas de fuego de manos irresponsables. La Policía de Chicago afirma que en lo que va del año han incautado 1.825 armas de pandilleros, y aunque aseguran que el índice de asesinatos ha disminuido con respecto al año anterior, seguimos leyendo noticias de muertes por armas de fuego en la ciudad. Antes de que este periódico fuera a la imprenta, el fin de semana del Día del Padre arrojó un saldo de siete homicidios y 47 personas recibieron disparos.

Le pedimos al padre Dearhammer que comentara sobre la actividad de entrega de armas que organizó durante su estancia en St. Gall. “Cada año recibimos por lo menos 300 armas” dice. “Una vez recibimos alrededor de 460. Increíble el gran número de armas que hay en la comunidad.”

Le comentamos sobre lo distintas que son Schaumburg y los barrios del sur de la ciudad. “Cierto” dice, “pero un arma en San Gall y un arma en Schaumburg son una amenaza, los balazos son iguales en cualquier lugar. Entiendo que no hay un gran número de balaceras aquí en Schaumburg. Pero un hombre de la ciudad de Schaumburg me dijo que hay unas partes del suburbio en que hay muchas armas, y la policía dice lo mismo.”

El problema ha llegado muy lejos

A la conversación se unieron posteriormente el Dr. Khalid Sami, de la mezquita Masjid Al-huda y Michael Enger, diácono de Holy Spirit.

El doctor Sami vive en Schaumburg desde hace 13 años. Dice que su pasión es construir puentes entre las comunidades, y eso lo llevó a aceptar la propuesta de una agrupación interreligiosa por el control de las armas de fuego. “La gente en la mezquita está preocupada por la violencia que se ha incrementado en el área de Chicago” dice. “John (Dearhammer) hizo la sugerencia de organizar esto y me sumé. Creo que es una buena idea el quitar algunas pistolas de la calle. Esto ayudará a aliviar el problema del control de armas en nuestras comunidades.”

“Hay un consenso entre la gente de que tenemos que hacer algo al respecto” continúa el doctor Sami. “Este problema ha existido por mucho tiempo y ha llegado muy lejos. Sobre el control de armas, el lobby (del NRA) no nos ha permitido tener background checks, pero a nivel local, al menos, creo que podemos hacer algo.”

La masacre de Newtown Ct. Fue una más de las tragedias que con frecuencia despiertan la indignación de la gente. Esta vez, la magnitud de tan terrible acto hizo levantar la voz por todo el país.

“He estado involucrado en la parroquia por varios años en el área de Paz y Justicia” explica el diácono Michael Enger “y cuando ocurrió la balacera de Newtown, me repugnó como a mucha gente. Uno se pregunta qué podemos hacer, y el padre John vino con esa sugerencia y yo le di mi apoyo al 100%.”

“John tiene más experiencia en esto, trabajando en la ciudad de Chicago” continúa el diácono. “Evanston tuvo una entrega de armas hace un tiempo, y la policía de Schaumburg me dijo que en Evanston juntaron 47 armas. Creo que podemos colectar más o menos la misma cantidad. Estamos emocionados por el esfuerzo y muy agradecidos con el equipo que se ha sumado. La comunidad de comerciantes, las iglesias locales y también los políticos locales.”

Efectivamente, pronto el equipo que formaron empezó a enviar cartas y obtuvo el apoyo de varios funcionarios públicos, visitaron tiendas y restaurantes, empezaron a recibir donaciones en efectivo y en tarjetas de regalo, además de otras formas de apoyo.

“En ocasiones cuando das un gift card tienes que dar una cuota de tres o cuatro dólares, sólo para obtener la tarjeta” dice Enger, “independientemente del valor de la tarjeta. El Heritage Bank aquí en Schaumburg nos la va a ofrecer sin costo. Así que si compramos una tarjeta de $40 dólares, no nos va a costar $44. Esa fue una contribución significativa de su parte porque nos permite ofrecer las tarjetas.”

La iglesia Holy Spirit emitió un comunicado para promocionar la entrega de armas, en el que dice: “¿Por qué habría alguien de entregar su arma? Estoy seguro de que la madre de Adam Lanza –el asesino de Newtown– pensó que sus armas estaban a salvo, seguro que ella se consideraba una ‘propietaria de armas responsable’ y sin embargo esas armas fueron usadas en una balacera. ¿Estamos seguros de que un arma en nuestra casa no será robada y usada en un crimen? ¿Qué las armas no serán encontradas cuando los hijos o nietos estén jugando, provocando una tragedia? ¿Estaría usted dispuesto a entregar su arma para tener una casa y una comunidad más seguras?”

La colección de armas de Holy Spirit se llevará a cabo el sábado 20 de julio de nueve a doce de la mañana en la iglesia (1451 W. Bode Road, en Schaumburg).

Las agrupaciones que se han sumado a este esfuerzo interreligioso son: Oficina de Paz y Justicia de la Arquidiócesis de Chicago, iglesia menonita Comunidad de Cristo, iglesia Holy Spirit, Masjid Al-Huda, iglesia metodista unida Our Savior, y las iglesias católicas de St. Hubert, St. Marcelline y St. Matthew.