Advertisements ad ad ad ad

Catolico: Periódico oficial en Español de la Arquidiócesis de Chicago

Posada por la esperanza … de una reforma migratoria

Texto: Clemente Nicado

En un peregrinaje lleno de símbolos, un grupo de religiosos y laicos pidieron posadas para millones de inmigrantes indocumentados que viven en la sombra.

Tomando como punto de partida el Centro de Detenciones de Broadwiew, en Maywood, Illinois, unas 400 personas llamaron la atención a las autoridades y legisladores sobre la necesidad de una reforma migratoria que detenga la ruptura de familias y pare con el miedo en que vive un sinumero de inmigrantes.

El evento se inició a las 7:00 am con la lectura del rosario, justo en las afueras de la cárcel de Broadview, la última estadía de los indocumentados detenidos, antes de ser deportados a sus países de origen.

“Normalmente la posada es una fiesta de cantos y alegría. Nosotros quisimos lanzar un mensaje de esperanza. Queremos que no haya tanta desesperación en nuestra gente”, dijo Marilú González, Coordinadora de Educación de la Oficina de Asuntos de Inmigración, fundada el pasado año por la Arquidiócesis de Chicago.

La posada, que se celebró en la fría mañana del pasado 18 de diciembre, contó con una representación de Sacerdotes por la Justicia de Inmigrantes, así como por las Hermanas y Hermanos de los Inmigrantes.

El recorrido de dos millas, y que tuvo como destino final la parroquia de Monte Carmelo, en el aledaño suburbio de Melrose Park, se realizó a la sazón de una propuesta de ley de reforma integral que presentó el congresista Luis Gutiérrez (IL) en el Congreso federal.

Guiados por dos jóvenes que representaron a María y José, los peregrinos hicieron una primera parada en una fábrica para lanzar un mensaje acerca de la necesidad de leyes laborales justas.

La segunda parada ocurrió en torno a unas líneas de tren, como recuerdo a aquellos inmigrantes que perdieron la vida o quedaron mutilados en su intento de entrar a este país buscando una vida mejor para ellos y su familia.

Por último, en la parroquia Monte Carmelo se le dio la bienvenida al grupo y se distribuyeron tarjetas postales para repartirlas entre feligreses de la Arquidiócesis y llenarlas con una solicitud de reforma migratoria y enviarlas a los legisladores de Illinois en Washington.

“Hemos tenido una comunidad atormentada por las deportaciones y la ausencia de una reforma integral”, dijo González. Esperamos que el próximo año se apruebe una reforma. Lo que queremos decirle a nuestra comunidad es que no pierdan las esperanzas”, reiteró.