Advertisements ad ad ad ad

Catolico: Periódico oficial en Español de la Arquidiócesis de Chicago

Caridades Católicas cumple “Un siglo de esperanza”

Texto: Msgr. Michael Boland

La Voz de las Caridades Católicas

Este mes, Caridades Católicas oficialmente comienza la celebración de nuestro centenario con una misa de acción de gracias en la Catedral del Santo Nombre el domingo 7 de mayo. Estamos tremendamente honrados de que el Cardenal Cupich presida sobre la misa y de tener las bendiciones y buenos deseos del Papa Francisco entregadas durante la homilía por el Arzobispo Christophe Pierre, Nuncio Apostólico en los Estados Unidos.

Es nuestra esperanza que la celebración durante todo el año del centenario de Caridades Católicas sea una celebración para todos, porque de hecho es una celebración de la gran tradición caritativa en la Arquidiócesis de Chicago –una tradición que ha incluido la comunidad empresarial, las organizacionesfilantrópicas, las entidades gubernamentales, los donantes individuales, los hombres y mujeres religiosos, los voluntarios dedicados y las parroquias, en toda la Arquidiócesis. Lo que empezó en 1917 como una manera de organizar la respuestapor parte de la Iglesia a las incontenibles necesidades durante la Primera GuerraMundial y la epidemia de la gripe española, se ha convertido en una de las agencias de servicios sociales más grandes del país, principalmente por el compromisocaritativo de nuestra comunidad.

El apoyo continuó que Caridades Católicas recibe por parte de los miembros de la junta de asesores y los voluntarios, además de nuestros muchos socios parroquiales, corporativos, gubernamentales y filantrópicos, nos permite mantenernos a la vanguardia de los servicios sociales, respondiendo a las necesidades cambiantes de la comunidad y proporcionando el cuidado mejor y más comprensivo posible. Hoy en día, Caridades Católicas anualmente asiste a casi un millón de personas en más de 150 ubicaciones a través de los condados de Cook y Lake, ayudando a personas a superar los desafíos de la pobreza, la falta de vivienda, el hambre, la enfermedad mental, el abuso, la violencia y el envejecimiento. Ofrecemos una amplia gama de servicios sociales a los niños, las familias, las personas de tercera edad, los veteranos, los jóvenes y a cualquier persona en necesidad, sin importar su religión, su raza, su nacionalidad o sus antecedentes personales.

Mientras Caridades Católicas ha crecido y se ha adaptado a través de los años, nuestra misión sigue siendo la misma: amar y cuidar de los más necesitados, tal como Jesús nos enseñó. Nuestro compromiso de tratar a todos los que caminan por nuestras puertas con la máxima dignidad y respeto, se deriva de nuestra creencia firme en el valor y la santidad de cada vida humana. Damos a los que acuden a nosotros mucho más que un paquete de alimentos, una comida caliente, o una cama para la noche, aunque esas cosas son de importancia vital, les damos esperanza. Les enseñamos que son atendidos y que sus vidas tienen importancia. Restauramos su dignidad y les ayudamos a encontrar un nuevo camino.

A través de nuestro personal compasivo y voluntarios dedicados, Caridades Católicas proporciona no sólo un alivio inmediato, sino que también evalúa la situación desde una perspectiva holística, llega a la raíz del sufrimiento y ofrece un plan para una vida mejor. Llenamos a cada persona con una enorme esperanza para el futuro y como cualquier voluntario y miembro del personal puede decirle, ellos nos llenan de vuelta.

Caridades Católicas tiene varios eventos centenarios planeados durante el año que viene, pero sentimos que una misa de acción de gracias es una manera maravillosa de comenzar nuestra celebración. Estamos eternamente agradecidos con nuestro personal, los miembros de la junta de asesores, los voluntarios y los donantes, pero más importante, estamos agradecidos de que Dios ha confiado el cuidado de los más necesitados y vulnerables a nosotros. Es una responsabilidad y un privilegio que todos los que participan en Caridades Católicas aprecian profundamente. Nos sentimos honrados de cumplir el mandato de Jesús, de que los más necesitados nunca se vuelvan invisibles ni olvidados. Tenemos la bendición de conocerlos, caminar con ellos, cuidarlos y aliviar sus cargas como podamos.

Les invito a unirse a Caridades Católicas en nuestra celebración durante el año del centenario que hemos llamado con acierto “Un Siglo de Esperanza”. Que Cristo continúe ayudándonos a iluminar el camino para todos nuestros hermanos y hermanas luchando contra la pobreza.

Por favor visite www.ccofchicago100.net para más información sobre el año del centenario de Caridades Católicas.